lunes, septiembre 10, 2007

¿Cómo es posible reflejar sensaciones, aprendizajes y compromiso en un acto? ¿Cómo poder transmitir los sueños, los valores y la entrega cotidiana? ¿Cómo lograrlo dentro de un ámbito educativo? La mejor opción es simple y sencilla: organizar que el día del maestro, sea una experiencia de encuentro y participación de quienes son los principales protagonistas: los alumnos y los docentes, en un espacio común que los identifica y el cual construyen con sueños, esperanzas y aprendizajes: el aula.
Con la idea de rescatar estas experiencias, la Escuela Especial organizó una propuesta original y creativa, que consistía en que los alumnos con diferentes elementos que traían de sus hogares, pelucas, pinturas, narices de payasos, caracterizaran a sus docentes creando diferentes personajes. No sólo se pudieron observar diseños de exclusividad y de alto impacto creativo en el desfile sino que además el jurado conformado con alumnos de los diferentes niveles con carteles del 1 al 10 (cual jurado de show televisivo) calificó la actitud, la vestimenta y la performance histriónica de los docentes.La ocasión fue la excusa para revalorizar el compromiso diario, el esfuerzo con el cual se generan y reproducen valores y aspectos culturales, la necesidad de promover la educación como ámbito que persigue aquellos elementos que se relacionan con la dignidad de las personas, las construye, las transmite.
La educación se construye y se teje de sueños, de historias, aprendizajes y experiencias que se comparten en una sonrisa, en un juego. Abierta a los cambios y a las necesidades debe posibilitar la construcción de una sociedad más saludable


APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

Lecturas relacionadas