miércoles, enero 30, 2008


Puerto Príncipe. A la hora del desayuno, en los barrios más pobres de Haití comen galletitas de lodo, un tradicional remedio haitiano para el hambre, aunque peligroso, porque puede contener parásitos. El barro para cocinar 100 galletitas cuesta cinco dólares. “Me agrada el gusto porque sabe a mantequilla y sal”, dice una joven, aunque aclara que también le da dolores de estómago.

Fuente:La Voz del Interior
Es la 7:30 de la mañana y Soledad como todos los días, prepara sus cosas, a pocas cuadras esta la parada de colectivo que la lleva al centro de la ciudad. Apresurada, se peina, recoge sus cosas y sale de su casa. La prisa se apodera de ella, no quiere llegar tarde al trabajo y no puede perderse el colectivo de las 7:50. Sabe de lo difícil que es conseguir un puesto de trabajo. Sabe que debe cuidarlo.
Soledad es una de las miles de jóvenes de la ciudad que sufre alguna discapacidad motriz, sensorial o intelectual y que día a día convive con las barreras arquitectónicas que ofrece el entorno físico .Un entorno que dificulta transitar las calles de la ciudad, y que convierte en infranqueables, los edificios públicos o privados, haciéndolos inaccesibles o inutilizables.
Calles sin rampas, falta de semáforos acústicos, baldosas de veredas rotas, mala señalización: dificultades sociales que están contemplados en las leyes de Discapacidad de nuestro país, pero en la práctica, las leyes no sólo no se cumplen, sino que además la sociedad por ignorancia, falta de información (en muchos casos), desconoce. Es decir, la ley debe establecer la construcción y gestión de espacios sociales, culturales, educativos:“lugares colectivos” que sean adecuados y cumplan con determinadas normativas para el libre acceso de los ciudadanos.
El cumplimento de estas leyes, si bien implica mejora en la calidad de vida de las personas con discapacidad y visibiliza la temática como problemática social, ¿estimula la participación activa de todas las personas con o sin discapacidad? Instalar la temática, desde el reclamo, los derechos a la participación y el ejercicio de una ciudadanía responsable, son iniciativas que impulsan estas ideas.

La inclusión social de las personas con discapacidad no es solo responsabilidad de los poderes públicos de los gobiernos, sino que debe ser una acción colectiva que impulse, promueva, conecte, genere y apoye diversas iniciativas para promover una sociedad pluralista, democrática, diversa. Una sociedad que se construye, se enriquece con Juan, Pablo, Soledad, en la mejora de la calidad de vida de todos los ciudadanos.
Ser una sociedad accesible en un mundo excluyente.

Josefina Blanco Pool.

La información que se genera sobre la discapacidad es amplia y compleja, para conocer un poco más de las leyes que regulan la temática y algunos de sus avances, visitar las siguientes fuentes.

Provincia y municipio trabajarán en conjunto
Leyes de Discapacidad en Argentina
Denuncian al Subsidio de Salud por no asistir a discapacitados
La Usina. El Cambio en Discapacidad. Asociación civil sin fines de lucro
Construir ciudadania.Un espacio para la inclusión y la integración social

martes, enero 29, 2008


En términos de políticas sociales, públicas o privadas, en planificaciones e intervenciones sobre problemáticas de una comunidad, la información es una herramienta imprescindible para la acción. Es vital tener conocimiento sobre una realidad para poder actuar en ella, para modificar sus características negativas o problemáticas, para potenciar las fortalezas y los logros, para movilizar y promover los vínculos y capitales sociales de la comunidad.
Esto es una obviedad en teoría, pero la práctica siempre es más compleja. Entre otros factores, el conocimiento sobre una realidad, depende siempre desde dónde se la mire, qué recorte se haga sobre esa realidad, qué limitaciones existen, qué marco previo de conocimientos se cuenta, con qué instrumentos y métodos se recolecta la información sobre la realidad y con qué objetivos se realiza esta acción.
Sabemos que todo conocimiento es una construcción en la que la interviene el sujeto, quien busca conocer. La realidad no es percibida pasivamente, el sujeto elabora una idea de esa realidad. Las lecturas de la realidad son siempre eso, lecturas, interpretaciones que no son neutrales, están cargadas de intención y posicionamiento político e ideológico.
Estas consideraciones o concesiones propias de las ciencias sociales no implican la tergiversación de la información, el sesgo intencionado y las prácticas ilegítimas para evitar la evidencia de ineficacia de una determinada intervención o gestión.
Como toda actividad humana, la recolección de información e interpretación de la realidad está también cargada por una ética que debe definirla y en el caso de las políticas de orden público, esta ética alcanza un rango de responsabilidad mayor, que incluye también la difusión de la información.
De esta manera funciona (debería funcionar) una gestión de políticas públicas. Pero en nuestros contextos la información toma otros destinos. El cajón, el corrector en los números vergonzosos o el cesto de basura son finales conocidos por muchas investigaciones (muchas de ellas imprescindibles para una mejor ciudadanía).
Ocultar información para evitar una publicidad negativa a una determinada gestión es un delito. Delito que alcanza carácter criminal cuando esa información detalla una realidad como la existente en la localidad de la Calera, donde según la información brindada por los medios de comunicación la semana pasada, unos 420 niños y niñas estarían afectados por una situación de desnutrición.
La investigación que arrojaba la información que se esparció rápidamente por medios locales y nacionales, dejando muy mal parada a la gestión local anterior y al ministerio provincial de salud, no era la primera que se realizaba. Según la noticia en La Voz “Este informe aparece como una referencia de un trabajo similar efectuado entre 2003 y 2004 por el Equipo de Salud familiar y comunitario, y que arrojó diagnósticos similares, que no fueron atendidos con profundidad por las autoridades locales (La Voz 25-01-08).” La réplica, los entredichos y los silencios no se hicieron esperar.
Entre idas y vueltas, los procesos comunicacionales funcionaron más para desinformar, para desacreditar, para instalar versiones contrapuestas en un contexto en el que todo discurso tiene un mismo valor de veracidad, que para trabajar en la verdadera trascendencia de la noticia.
Qué se puede mencionar, explicar o argumentar cuando teniendo información, que pinta una realidad crítica o grave, cuando además existen recursos en la comunidad y en la economía para transformar esa realidad, no se realizan esfuerzos dignos, no se toman posturas políticas claras, no se establecen prioridades humanas (vale más la imagen o la salud) y además (y en consecuencia), se oculta esa información.
Las personas organizadas que trabajan para promover las condiciones de vida de poblaciones excluidas, marginadas o con alto riesgo social, conocemos la cruel realidad que viven las familias no sólo de La Calera sino de distintos sectores de Córdoba.
La crítica situación económica de una importante población de La Calera, visible ni bien se circula por sus calles y las experiencias de los gobiernos que en general tuvimos a niveles locales, provinciales y nacionales nos llevan al menos a sospechar que los datos sino exactos, son al menos cercanos. En este contexto, la instalación de trascendidos, desautorizaciones y confusiones no son actos inocentes. Son demostraciones de impunidad y cinismo.
Martín Passini

Fuentes y más información:
La Voz del Interior:
La Calera: detectan 400 casos de desnutrición infantil
Informe sobre desnutrición: ex intendente de La Calera justificó su gestión
El Gobierno revisará el informe sobre desnutrición infantil en La Calera

Página 12:
Desnutrición en La Calera
Indymedia:
Detectan 427 chicos desnutridos solo en la ciudad de La Calera, Córdoba
Red Andi:
Córdoba: realizarán nuevos estudios sobre desnutrición en La Calera
La Mañana:
Detectan 430 niños con desnutrición
La Nación:
Más de 400 desnutridos en Córdoba

Foto: La Nación - Irma Montiel

lunes, enero 28, 2008

Actualmente, los medios de comunicación masivos, principales disparadores de la opinión pública y pioneros en la determinación de las temáticas sociales de la agenda política de los gobiernos, están poco a poco delineando con comentarios, informes y entrevistas una realidad solapada y encubierta: la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas en el territorio nacional.
Ante la abundante información y noticias relacionadas debemos preguntarnos ¿Ha llegado la hora de reconocer las banderas de autonomía y soberanía que proclaman los aborígenes en su Discurso de Verdad o la irrupción de esta realidad -acompañada por años de sufrimiento, aislamiento y atropello cultural- es la temática que, embanderada en los postulados de los “derechos humanos”, debe ser atendida como uno de los tantos grupos minoritarios que conviven en nuestra sociedad? ¿La primicia y la urgencia de una conciencia social adormecida son las causas de este movimiento de revaloración o la moralidad y la memoria tan postergada en nuestro país, ha renacido? Esta es la cuestión. Esta realidad puede verse a través de los espejitos de colores, cual Colón cuando despojó a los aborígenes de sus tierras, en su salvaje colonización y ambiciosa aventura, ¿estamos preparados para escuchar una verdad acallada que puede corromper nuestras creencias?
La verdad o la realidad no está en las mentadas políticas públicas que dibujan la realidad de miles de aborígenes, sino en la cruda realidad que se ve cuando se ingresa en los lugares que hace miles de años habitan, sus lugares de pertenencia y culto. Allí la avaricia del hombre ha irrumpido, generando, la degradación del medio ambiente, el empobrecimiento de los suelos, la escasez de agua, asistencia médica insuficiente. La carencia, la desnutrición de niños y adultos y la apropiación de sus tierras, son algunos de los factores que privan de una vida digna a los pueblos indígenas del país.
Hoy los pueblos originarios de la Argentina luchan contra formas más feroces que la domesticación de la naturaleza, luchan contra la lógica de la explotación y el usufructo económico de sus suelos.
Luchan para continuar viviendo en armonía con su entorno sin destruirlo. Luchan por romper los espejitos de colores, con los cuales los argentinos miramos la realidad.

"El aborigen sin tierra no es aborigen. Para ellos la tierra no es una simple mercancía o un bien de producción y lucro. Es como su espacio cultural, el lugar de sus mitos y su historia. Es el hábitat de vida penetrada de tradiciones y valores. Es el lugar donde reposan sus antepasados. Es la madre-tierra con quien conviven y mantienen una relación mística y religiosa", German Bournissen, Coordinador Nacional del Equipo Nacional de Pastoral Aborigen (ENDEPA),

Josefina Blanco Pool.

Foto: http://argentina.blogalaxia.com/busca/colonialismo

Fuentes utilizadas y más información.

viernes, enero 25, 2008

Como cada año, diferentes actos se anuncian para conmemorar el crimen del fotógrafo José Luis Cabezas, quien fuera asesinado brutalmente el 25 de enero de 19997 en una cava del partido de general de Madariaga, cerca de Pinamar. En estos 11 años, el Sindicato de Prensa Bonaerense, amigos y familiares del fotógrafo, han luchado contra la impunidad y la desmemoria que el caso ha tenido en el ámbito de la justicia, la policía federal y los entuertos de un sistema político, que no ha hecho más que obstaculizar la causa.
Hoy, el dolor y la lucha continúa, para su familia que durante todos estos años ha permanecido en pie a pesar de los fallos del Tribunal bonaerense, con las rebajas de penas a los condenados y la ineptutid de un sistema burocrático que ha sabido mostrar su peor faceta: la corrupción del poder judicial.
Con la fuerza del repudio, el recuerdo y la verdad, hoy su familia y allegados al fotógrafo, reclaman que se cumpla el fallo de la Corte, que dictamina la reclusión de los condenados. A pesar de recibir durísimas penas, casi todos recuperaron su libertad y hoy se encuentran con el beneficio de la libertad vigilada.
Por eso hoy, a 11 años y a tan solo 8 años del juicio a los condenados, el reclamo de justicia y de verdad se reaviva en las voces de amigos y familiares que pelean para reclamar que se cumpla el fallo de la Corte. Seguramente su recuerdo, será para sus familiares el motor que les permite continuar esta lucha como un antitodo frente al dolor irreparable de su ausencia.
Su fotografía y el “No se olviden de Cabezas”, recorrió el país por el reclamo de justicia de sus allegados y quedó en la memoria de todo el pueblo.
De eso se trata, que once años después, no se olviden.
Actos: Hoy, a las 12:30, en la Plaza San Martín de la ciudad de la Plata, el sindicato de Prensa bonaerense rendirá homenaje al ex fotógrafo, con la tradicional ofrenda floral, que cada año, se coloca en el monumento que recuerda a Cabezas, ubicado frente a la Gobernación bonaerense.
También esta tarde se plantará en Pinamar el undécimo árbol en su memoria. Será en la entrada de la ciudad balnearia, donde se encuentra el monolito que recuerda al fotógrafo.
Josefina Blanco Pool.

Fuentes utilizadas y para más información:
Fuente: La Voz del Interior: A 11 años del crimen de José Luis Cabezas
Fuente: Fundación José Luis Cabezas
- Blog del Periodistas: sus compañeros lo recuerdan

martes, enero 22, 2008

¿Las sierras o el mar? Vieja vacilación, reiterada por las clases medias al comenzar enero. Ser o no ser. Costumbres argentinas. El calor parece recrudecer ciertos efectos paranormales en el funcionamiento adecuado del razonamiento criollo. Reduce las inquietudes a frivolidades, a temas funcionales a un sistema de desinformación y exclusión. Una vez más.
Durante los meses del verano, cualquier comentario reflexivo, la más modesta invitación al diálogo con algún contenido es molesto, tedioso, aburrido, importuno. El mandato es no ser mala onda, aburrido. "No pienses". Tomemos algo en el parador, miremos y hagámonos ver. Más tarde nos bañamos, nos cambiamos y nos perfumamos. Damos unas diez o quince vueltas por las cuatro cuadras del centro. Vamos al teatro, dice alguien y la ironía involuntaria se vuelve cinismo al recorrer la grilla de obras y elencos repletos de ignotos personajes de realitys, siliconadas bailarinas, seudo divas conventilleras, humoristas recicladores de arcaicos chistes machistas y xenófobos... con menos carisma y gracia que una tortuga. No es una feria de fenómenos, es teatro.
Pero la realidad aparece, terca, imbatible y grotesca en cada esquina con semáforo y limpiaparabrisas, en cada mesita de restaurante que acumula estampitas. La realidad está ahí, luchando como puede por hacerse visible entre las carteleras.
A decir verdad, cada estación del año brinda “motivos suficientes” para huir del pensamiento crítico. “Cuando llego a casa no quiero pensar. Con todas las complicaciones del trabajo, los problemas de todos los días, una vez que llega la noche prefiero desconectarme, olvidarme un rato de todo. Poné Tinelli.” Economizar el pensamiento. Economizar el diálogo o derrocharlo a raudales en temas que no obligan a ponerse de acuerdo en nada.
Todo está subordinado a una política que gana su renta. Desinformar para ocultar. Negocio económico y político.
La realidad no se va de la panza de los pibes, de las goteras en la chapa, de los cestos de basura del centro, de los carritos cartoneros, de las villas. La realidad no puede evadirse tan fácilmente, del otro lado del cerco.
Como estoque final, el sistema que cajonea discusiones, ideas y futuro, ofrece con emoción algunas entradas gratis para repartir entre los pobres, los chicos huérfanos, los downs; no en horarios pico, claro y separados del resto, "hasta le ponemos un transporte especial para que los traiga y los lleve". Integrarlos un ratito a la fantasía, a la irrealidad, a la mentira. Poné Tinelli.

Martín Passini

lunes, enero 21, 2008

El estudio realizado en Gualeguaychú indica que Botnia no produce por ahora contaminaciones.
Los asambleístas de Gualeguaychú manifestaron hoy su rechazo a un informe de una ONG que indicó que la pastera Botnia en Fray Bentos no contamina el aire de la región, y aseguraron que a la organización "le falta información o tiene alguna tendencia malintencionada". El asambleísta Juan Veronesi, en diálogo hoy con Télam, transmitió que en la reunión de ayer en Arroyo Verde, el sitio del corte sobre la ruta 136, "se trató el tema del informe de Green Cross, aunque no se entró profundamente a analizar el tema". "Nosotros sabemos que cualquier opinión sobre las pasteras desemboca en que son altísimamente contaminantes.
A otras ONGs les falta información o tiene alguna tendencia malintencionada", expresó Veronesi. Dijo que en la próxima asamblea prevista para la noche del miércoles en el Teatro de Gualeguaychú se tratará "en profundidad" el informe, y que también se ultimarán los detalles para una manifestación en Gualeguaychú para el 26 de este mes, en coincidencia con el Día de la Globalización. Por su parte, el asambleísta Daniel Pérez Molemberg indicó a Télam que el análisis de la ONG Green Cross "no es acumulativo", por lo que aseguró "no puede determinar si la empresa -Botnia- contamina, cuando pasaron sólo 70 días de producción". "Es una operación de prensa para limpiar la imagen de la empresa y desmovilizar a Gualeguaychú", dijo el asambleísta. Los miembros de la asamblea manifestaron su rechazo al informe de la organización ambientalista que a nivel internacional conduce el ex líder soviético Mijail Gorbachov.
La ONG realizó mediciones de posible contaminación en aire y no halló rastros de alteraciones producto del funcionamiento de Botnia, y planea extender los estudios en agua y en tierra; pero se aclaró en el informe que no se puede determinar si Botnia no contaminará en el futuro.

Fuente: http://www.lavoz.com.ar/defaultak.asp?edicion=/08/01/21/
Beneficios previsionales, instituciones prestadoras de servicios y transporte es lo que más preocupa.
Con 2.547 consultas de asesoramiento en 2007, 212 por mes, el servicio de orientación provincial SOS Discapacidad es una muestra de la necesidad de información que existe en la provincia sobre la temática. También es una manifestación de una realidad que se conoce por otras cifras: uno de cada cinco hogares argentinos alberga a una persona con discapacidad, según datos de 2004 del Instituto Nacional de Estadística y Censos. Y este año se ratifican las mayores preocupaciones de las personas con discapacidad y sus familias, en consonancia con las del año pasado: prevalecen las consultas sobre beneficios previsionales, instituciones que brindan diferentes servicios y el transporte gratuito.
Los datos surgen de las consultas registradas desde el 1° de enero al 21 de diciembre de 2007 por SOS Discapacidad –un sistema de información gratuita al cual se accede por teléfono, por mail o personalmente– que tiene el objetivo de orientar a personas, familias e instituciones que trabajan con y para las personas con discapacidad.
Al igual que en 2006, en el primer lugar se ubicaron, con el 22 por ciento, las consultas sobre beneficios previsionales. Según explicó Claudio Fueyo, sub coordinador de la Dirección de Protección Integral de las Personas con Discapacidad, desde el servicio se da información de dos tipos de pensiones, una nacional (de unos 400 pesos mensuales) y otra provincial (de 150 pesos). El segundo motivo de consultas (16 por ciento) fue para obtener información sobre las distintas instituciones que brindan servicios, como de educación o de salud, para la discapacidad. En tercer lugar, con un 12 por ciento del total, se ubican las consultas sobre el transporte. Es que el transporte gratuito dispuesto por ley para las personas con discapacidad y para sus familiares es esencial porque permite acceder a distintos beneficios y realizar actividades específicas de educación, rehabilitación o recreación, entre otras. “El tema del transporte está siempre presente, tanto para obtener información o para realizar reclamos. Está en proceso de reglamentación la ley que estableció a fines del año pasado el pase único y universal de transporte para las personas con discapacidad. Estamos recibiendo muchas consultas sobre cómo se implementará. Va a ser un gran avance”, manifestó el funcionario provincial.
Un dato preocupante es la cantidad de personas que todavía no cuentan con el certificado de discapacidad, una suerte de DNI sin el cual no se puede acceder a ningún beneficio ni prestación. De todos los consultantes con discapacidad, el 46,5 por ciento todavía no posee el certificado. Por ello, las preguntas sobre este tema ocupa el cuarto lugar de las consultas. El problema de siempre de este certificado es las demoras para ser atendido por las Juntas Médicas específicas, las únicas autorizadas en otorgar el certificado. En este sentido, Fueyo manifestó que hubo algunos avances: en 2007 se crearon cuatro Juntas Médicas en el Hospital de Día de Salud Mental (Rosario de Santa Fe 374).
Capital e interior. Si bien se puede acceder al servicio telefónico y de correo electrónico desde cualquier punto de la provincia, de todas las consultas, el 74 por ciento corresponde a Capital y el 26 por ciento al interior. Según Fueyo, en 2007 se capacitaron a agentes estatales de distintos municipios del interior para que sean éstos los que den información fuera de la capital con el objetivo de brindar contención desde la misma localidad. Además, se elaboró y difundió la versión impresa y digital de los contenidos del SOS Discapacidad, la que fue distribuida a más de 200 municipios y comunas que integran el Programa Red de Comunicación entre Organismos Públicos de la Provincia. “Si bien no todos los municipios fueron constantes en la capacitación (se realizaron encuentros mensuales), muchos comenzaron a ejecutar acciones para la discapacidad, en especial de accesibilidad”, comentó Fueyo.
Vacaciones. En febrero, el área de discapacidad del Ministerio de Desarrollo Social ofrecerá actividades específicas para personas con discapacidad como estadías en la Colonia de Vacaciones de Santa María de Punilla.

Cómo comunicarse
Para acceder al servicio: Teléfono. 0-800-888-4466. Correo electrónico. sosdiscapacidad@cba.gov.ar Lugar. Vélez Sársfield 2311.

Fuente:http://www.lavoz.com.ar/defaultak.asp?edicion=/08/01/21/

miércoles, enero 16, 2008

Hace un par de días, los medios de comunicación de la ciudad de Córdoba, expusieron una realidad que en los barrios de Córdoba se conoce hace tiempo: la droga que se realiza con la pasta base de la cocaína, residuos químicos y otros componentes como el material interno de los tubos fluorescentes, kerosene, virulana o nafta, es decir, el paco, está instalada en las calles de barrios populares como Villa El Libertador o Comercial.

Organizaciones como UNIDHOS (Unión por los Derechos Humanos) o el Movimiento Anibal Verón, entre otras, están luchando fuertemente en estos territorios contra este flagelo, desde una visión distinta a las acciones que se realizan desde el estado y las instituciones públicas. Haciendo foco en la necesidad de implementar políticas de fondo, no creen que las soluciones pasen por la represión policial de los chicos y chicas que consumen estas drogas.

Pibes de entre 8 y 10 años comienzan a fumar paco, las ventas se realizan en total impunidad en la vía pública y a la vista de todos. La ausencia del estado es evidente. Los pibes son víctimas de este problema, como también son víctimas de que no haya para ellos oportunidades de proyección futura, expectativas de vida digna, ni espacios de contención para disfrutar la infancia y la adolescencia.
La denuncia de la complicidad policial (que deja "zonas liberadas", reprime a los pequeños vendedores o consumidores) es también parte de esta lucha en la que participan vecinos, padres y militantes. Hacia ellos va nuestro saludo y acompañamiento.
Martín Passini

Fuentes utilizadas y más información - para conocer más:
Nota en La Voz del Interior "
El paco hace estragos en Villa El Libertador",
"La droga de los pobres" y "Denuncian complicidad policial para la venta de paco"

Fotos de una acción de concientización de la organización “Seguro te divertís” en el blog Sos Periodista: Contra Paco - "A Córdoba quiere venir Paco. Si entra es Pa-co-merte"
http://www.sosperiodista.com/Foto-ciudadana/Contra-Paco

Informe sobre la droga en Córdoba en tres partes. En el blog del periodista Dante Leguizamón
“APUNTES SOBRE LA DROGA”, La justicia boba y
“OFERTA Y DEMANDA”
http://www.danteleguizamon.com.ar

El “paco” está entrando en los hogares más humildes de Río Cuarto La existencia de cocinas de cocaína, a partir de cuyos restos se hace esta droga más económica, más la difícil situación socio-económica de los barrios marginales, facilitan el narcotráfico en la ciudad: http://www.puntal.com.ar/imprimir_noticia.php?id=28775

miércoles, enero 09, 2008

Marina Gubbay es una de las fundadoras de “Danza sin límites”, una asociación que promueve la enseñanza y la práctica de “una danza para todas las personas más allá de su discapacidad, experiencia o cultura”. Invitada por la Secretaría de Extensión de la FFyH y la Fundación Desafiarte, Gubbay dictó un curso para 50 becarios en el programa de capacitación sobre arte y diversidad. “Todos los cuerpos bailan”, afirmó la bailarina en diálogo con Alfilo.

“Cuando hablo de danza inclusiva, no hablo de terapia. Me gustaría dejar en claro que esto nada tiene que ver con la terapia”, dice Marina Gubbay en el arranque de la entrevista con Alfilo. Así se posiciona para referirse a un tema controvertido y muchas veces silenciado: la relación entre arte y discapacidad a partir de una propuesta estética y de creación que no se centra en la rehabilitación. “En la danza inclusiva –sostiene-La idea es trabajar a partir de la posibilidad y no del límite”.

Gubbay es profesora de expresión corporal y trabaja desde hace veinticinco años como docente, investigadora y coreógrafa. En su propuesta, integra la danza, la educación y la salud. Es una de las fundadoras -junto con Andrea Fernández y Gabriela Guebel- de “Danza sin límites”, una asociación que promueve la difusión, la enseñanza y la práctica de una danza que, en sus propios términos “cultiva una base común para la expresión artística de todas las personas mas allá de su discapacidad, experiencia o cultura”.

Esta propuesta se inspira en el modelo norteamericano “Dance Ability Project”, creado en 1987 por Alito Alessi y Karen Nelson, con quienes se formó Gubbay. “Hasta que lo conocí a Alito, nunca había estado en una clase en la que aquel que tiene una discapacidad comparte la clase con quien no la tiene”, cuenta. “Históricamente las personas con discapacidades han sido aisladas de la sociedad. Este aislamiento ha limitado frecuentemente su experiencia física, emocional y social, como así también su expresión artística”, continúa. En este sentido, “Danza sin límites” es una iniciativa que promueve espacios en los que bailar en silla de ruedas, sobre una pierna o sobre dos, solo y con otros, sea materia de todos los días.

- ¿Cuáles son los ejes fundamentales de la propuesta de “danza inclusiva”?

- Nosotros llamamos “danza inclusiva” al trabajo que viene de este bailarín americano (Alito Alessi), quien creó este método denominado “Dance Ability”. Si analizamos la traducción, este concepto no tiene que ver con la discapacidad sino más bien con la habilidad o la no habilidad que cada uno tiene en la danza. Esto, de alguna manera, nos hace reunir a todos en la experimentación artística a través del lenguaje de la danza. Creo que hacer accesible para todos la danza -un lenguaje tan silenciado desde siempre- viene muy bien. La idea es tratar de ayudar a explorar y desenraizar prejuicios que tiene la gente con y sin discapacidad . Me parece que la idea es poder hacer visible lo invisible. Adentrarnos en la normativa y someterla a un nuevo análisis.

- ¿Cómo es posible abordar los prejuicios a partir del trabajo con el cuerpo, el movimiento y la creación artística?

- Cuando estuve en el curso de Alito en el 2004, en Eugene (Oregon, Estados Unidos) haciendo el entrenamiento docente, lo que más me maravilló fue entender de qué manera la danza y en el contexto de la clase, en la medida en que uno puede respetar sus límites físicos, emocionales y mentales puede también intercambiar con el otro y aceptar también el límite que el otro tiene. La idea es trabajar más a partir de la posibilidad y no del límite, porque creo que cada uno de nosotros, de alguna manera, tiene algún tipo de discapacidad.

Para Gubbay, la danza es un camino posible para hablar de otros temas y un excelente vehículo para entrar en relación con los demás. “Cada uno de nosotros es como las letras del abecedario. Y cada letra es una danza que, de alguna manera, busca su texto. Una letra busca a otra letra y, entre todos, vamos formando el texto de la vida. Creo que la danza inclusiva tiene que ver con eso. Con poder bailar y buscar el propio texto”, reflexiona.

La preocupación por la diversidad es central en esta propuesta. “La historia de la humanidad es la historia de la diversidad”, arriesga y completa la idea: “En una oposición binaria los términos son mutuamente dependientes, pero uno de estos términos lleva la carga normativa de la cual luego se desprende la diferencia. Es importante estar siempre conscientes de este polo que actúa como norma”.

- El programa, justamente, tiene que ver con una mirada artística del tema de la discapacidad, más que terapéutica…

- La idea es que en el curso nadie aísle a nadie y, por otra parte, que cada uno pueda desarrollar y expandir sus propias capacidades creativas. La idea es ver aquello que tenemos en común, por lo tanto si un cuerpo puede respirar, ya puede bailar. Todos los cuerpos bailan. Todos los cuerpos dicen y escuchan. ¿Cómo podemos hacer, entonces, para agudizar nuestra escucha, para entrar en contacto con el cuerpo del otro y hacer de esto una experiencia artística?

- ¿La improvisación se presenta como un aspecto importante en tu trabajo?

- En esta forma de danza, la improvisación habla de un presente. Por eso estamos muy atentos a la sensación que nos produce cada movimiento que hacemos. Por eso, también, podemos trabajar a partir de la memoria. De alguna manera traemos a la clase nuestro pasado y nos proyectamos en ese devenir, imaginando, fantaseando. En este sentido, el pasado, el presente y el futuro se unen en la improvisación. En esta concepción de la danza hablamos de un final abierto, que es lo que nos asegura la inclusión. En esta trama que vamos formando, cada uno va dejando su lenguaje de movimiento. En las clases preparamos al cuerpo para el movimiento; concentramos la mente para la improvisación y despertamos la intuición para hacer elecciones.

Al referirse a su trabajo, Gubbay se distancia de otras corrientes que abordan el tema de la discapacidad y rebate, por ejemplo, algunos de los postulados de la “danza integradora”. “Ahí hay alguien que tiene el poder y está diciendo, de alguna manera, quién puede y quién no puede integrarse”. “Prefiero hablar de lo plural - concluye- porque rompe con esta idea monolítica de la discapacidad, de la marginalidad y la vulnerabilidad. Esto permite reconocernos a todos y que tengamos un horizonte de derechos comunes”.

Fuente: Revista Al Filo - Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba - http://www.ffyh.unc.edu.ar/alfilo/alfilo-21/

viernes, enero 04, 2008


03/01/08 - Por Alberto Morlachetti

(APe).- La Asociación de Padres y Tutores de Estudiantes de Corrientes (APTEC) concluyó su labor con números alarmantes: cinco de cada diez alumnos abandonó la escuela en la provincia de Corrientes en el año 2007, cifras obtenidas a partir de un trabajo de campo que hizo en las ciudades de Corrientes, Goya, Mercedes y Curuzú Cuatiá, del que participaron unas 400 personas entre directivos, maestros y padres.

¿No habrá por allí un río picado, capaz de confundir el timón oficial a fin de atracar, por lo menos en una costa desconocida e iniciar un día no programado? No, los funcionarios del gobierno, ante la herejía de su visibilidad, emiten comunicados negando las cifras que están al alcance de cualquier mirada. Pero el realismo de los soñadores nos condenó a “dudar de la gente de orden”. No hay tratados de límites entre el capitalismo brutal y la utopía contraria.

I

La escuela, hija privilegiada de la Ilustración moderna, ha ejercido y sigue ejerciendo un poderoso influjo etnocéntrico, organizando la escolarización, sembrando la vigilancia, dosificando la disciplina, administrando la represión, reforzando de manera machacona los procesos de socialización hacia una forma única de ser hombre o mujer, inscripto en el corazón de las pizarras.

Pero esta tendencia colonial de imponer un modelo de verdad y belleza mediante la delimitación de los contenidos y valores del curriculum así como la forma unilateral de transmitirlos, y el modo mecánico de exigir su aprendizaje, descubre a los países occidentales como paradigmas de civilización, como el modelo superior, presentado como un relato atemporal, cuando paradójicamente debieron transcurrir cuatro eras geológicas para que los seres humanos, a diferencia del bisabuelo pitecántropo, fueran capaces de cantar mejor que los pájaros y de morirse de amor.

Esa concepción homogénea del desarrollo humano que discrimina y desprecia las diferencias de cultura, de sexo, se desmorona ante las evidencias de la historia de la humanidad en los tiempos actuales, llena de catástrofes y hostilidades. “La política comienza con la denuncia de ese contrato tácito de adhesión al orden establecido que define la doxa (opinión) originaria; dicho de otra forma, la subversión política presupone una subversión cognitiva, una reconversión de la visión del mundo” dirá Bourdieu en 1985.

II

Estamos ante la presencia de los ungidos: los asesinos de la criatura humana, señalados por la gracia especial de los mercados. “Los ejecutores insomnes”, como diría Mutis, los que van a matar o mutilar como quien cumple con un rito necesario, amparados por el humo nocturno de las celebraciones bursátiles. Las autoridades que los representan son -sin embargo- incapaces de construir una abstracción que sostenga la esencia del hombre, acostumbrados a doblar la memoria y las esquinas buscando las calles oscuras de la luna.

Pero siempre existirá un pedazo de coraje para poner delante de los estragos de la vida, lo que nos resta de esperanza, para dejar bien claro que somos de ahí, de enfrente, justo al lado, donde se ama y crea: el sueño que reparte compañeros a los hombres.

Fuente: Boletín de la Agencia de noticias Pelota de Trapo. http://www.pelotadetrapo.org.ar/

jueves, enero 03, 2008

¡La felicidad! No existe palabra con más acepciones; cada uno la entiende a su manera.
Cecilia Bohl de Faber
De pronto, el calendario lo indica y todos nos desean felicidad.
Diciembre es tan generoso, tan amable.
Una marca de fideos nos desea felicidades por televisión; una casa de artefactos
electrodomésticos anhela que seamos felices en este año que comienza; un banco nos envía un escrito de puño y letra de su gerente donde nos manifiesta sus ansias de felicidad para nosotros; todos los calendarios de todas las panaderías, con sus fotos de gatos tiernos, sean o no sean de nuestro barrio, vayamos seguido o sólo de vez en cuando, nos exhortan a que tengamos felicidades por estos días; un hombre en la fila de la farmacia, con quien no intercambiamos más que quejas por los precios de los medicamentos, después de pagar el suyo nos despide augurándonos: felicidades.

Nadie ansía de nosotros que seamos felices en agosto, o en marzo. Hay una fecha inamovible para ese deseo, y el deseo parece cumplirse y la felicidad (ese bien que tanto trabajo les ha costado describir a los filósofos y a los psicoanalistas, esa compleja arquitectura que a veces es tan simple, y a veces tan lejana), como quien no quiere la cosa, se vuelve sinónimo de los petardos y de los fuegos artificiales, y también de los corchos de sidra que caen sobre los solteros.

De pronto, el calendario lo indica y todos nos desean felicidades, (diciembre desborda de buenas intenciones y de mensajes emotivos).

Que seamos felices en esta fiesta nos piden los conocidos, los desconocidos, las marcas de salchichas, las compañías de celulares, los taxistas, los porteros, los familiares lejanos y cercanos.

La felicidad parece rebasar en los shoppings y en las publicidades, y uno empieza a sospechar que si no es feliz en Año Nuevo está desilusionando al resto, y, lo que es peor, que se esta perdiendo la oportunidad más segura de serlo que ofrece el año, la posibilidad mejor organizada de alcanzarla que nos depara el almanaque.

Afortunadamente, algunos indicios muestran que la felicidad atiende cuando quiere.
Alguien me cuenta que, noches pasadas, llamó a una rostisería para pedir que le enviaran comida y ella atendió.
“Habla Felicidad –dijo– ¿en qué puedo servirlo?
Por unos segundos pensó que pedirle a la felicidad una milanesa era un despropósito. La pidió igual. Cada uno sabe qué hacer con su felicidad.
Y esto, más allá de lo que determinen para nosotros los calendarios, o gracias a las propuestas que ellos nos ofrecen.
Felicidades, de todas formas, de cualquier forma, a todos los lectores.
Felicidades para cualquiera de los días de este año nuevo que comienza.


Fuente: La Nación 28 de diciembre de 2007 http://www.lanacion.com.ar/opinion/columnistas/columnistastodos.asp
Por Juan Gelman
O Hernández, o González o Martínez y hablar mal inglés es un grave riesgo en EE.UU.: se corre el peligro de una detención sin más trámite y la expulsión del país por portación de apellido si el que lo lleva es un indocumentado. Las cifras del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) indican que el número de estas detenciones aumentó casi un 30 por ciento en el año fiscal 2007 respecto del año anterior: 27.900 y 19.700 personas, respectivamente. Y hoy no es como antes, cuando al arresto seguía casi inmediatamente la deportación. Ahora procesan a no pocos inmigrantes y pasan períodos imprevisibles detenidos en cárceles de ciudades y condados, incluso privadas –aunque el delito es federal–, conviven con delincuentes comunes y son inopinadamente trasladados de un estado a otro, dificultando así la tarea de los abogados defensores. Cuando hay.

De los 37,9 millones de inmigrantes de EE.UU. indocumentados o no –uno por cada ocho habitantes del país– que el Centro de Estudios de Inmigración registra (EFE, 28-11-07), unos 21 millones son mexicanos y más de la mitad carece del permiso de estadía, según ciertas estimaciones. El Independent Media Institute (IMI) señala que la histeria anti-inmigrante ha llevado a 46 legislaturas estatales a aprobar, apenas en once meses de este año, unas 250 leyes contra los indocumentados (www.alternet.org, 29-12-07). Y más: se presentaron 1560 proyectos de ley con la misma finalidad, el triple de los propuestos en el 2006. Diferentes ciudades y condados adoptaron centenares de medidas de idéntico sentido. El ayuntamiento de Hazleton, Pennsylvania, votó una ordenanza que prohíbe a los propietarios de viviendas rentarlas a extranjeros indocumentados. El ejemplo cundió.

Las autoridades de Lake Avazu, Arizona, cerraron en febrero pasado un acuerdo con la Policía Federal para que sus agentes entrenaran a los policías locales en métodos de interrogatorio y detención de los llamados “ilegales” a fin de deportarlos. Otras ciudades siguieron este modelo. En junio del 2007, el ayuntamiento de Green Bay, Wisconsin, votó una disposición por la que se anula la licencia de dueños de comercios que contratan a indocumentados. En el condado William Country, Virginia, se creó en octubre una unidad policial especialmente dedicada a perseguir indocumentados y se cancelaron prácticamente todos los servicios que se prestaban a inmigrantes. El mismo mes, la policía de Missouri detuvo a los pasajeros indocumentados de una camioneta con el pretexto de que seguía muy de cerca a otro vehículo. Matt Blunt, gobernador del estado, elogió profusamente el operativo y la entrega de las personas arrestadas a las autoridades de migración. Más: se comprometió a “hacer todos los esfuerzos necesarios, adoptar todas las medidas necesarias y dar cada paso necesario para garantizar que se apliquen las leyes contra la inmigración ilegal”. Al parecer, a Matt Blunt le resulta necesario.

El investigador Peter Schrag señala que algunos ayuntamientos que aprobaron medidas similares tuvieron que dar marcha atrás. En Riverside, Nueva Jersey, se derogó la ordenanza anti-inmigrantes que provocó el éxodo de indocumentados –en su mayoría, brasileños– que trabajaban en restaurantes, peluquerías y comercios. Es que algunos tuvieron que cerrar y, como es notorio, la ideología dominante en EE.UU. pasa por el dinero más que por el racismo. No sorprende entonces que las autoridades de ocho estados, entre ellos algunos de los más conservadores de EE.UU. –Georgia, Carolina del Sur, Montana– estén solicitando la derogación o postergación de la Ley federal de identificación genuina de 2005 que, a partir de mayo próximo, impondrá una serie de severos requisitos para obtener la licencia de conductor y otros documentos de identidad estatales. Tampoco esto es producto de un pensamiento liberal: entre otras cosas, se agravará la escasez de conductores con consecuencias para el público, los burócratas y los políticos.

El otorgamiento de licencias de manejo es la más candente de todas las cuestiones relativas a los indocumentados porque constituye de hecho un documento de identidad. Hasta los legisladores más proclives a la legalización de los inmigrantes confiesan que lograrlo es, por ahora, una batalla perdida. La Arquidiócesis de Chicago emitió una declaración en la que subraya que la ley mencionada “abusa del temor de la comunidad con el argumento de que esta acción incrementará la seguridad nacional”. A partir de mayo próximo, los Fernández tratarán de no chocar con otro vehículo: irán presos pues no tienen licencia de conductor ni seguro. Los Hernández enfermos no buscarán tratamiento. Con el bachillerato y 18 años cumplidos, los González no podrán entrar a la universidad ni conseguir un empleo en blanco y muchos Martínez seguirán temiendo los allanamientos nocturnos y las detenciones en la calle. La democracia estadounidense es ciertamente curiosa.

Fuente: Página 12 03 de enero de 2008

miércoles, enero 02, 2008

Educación
Abre una tecnicatura en informática. El 80% de los egresados secundarios del barrio tiene interés en estudios superiores.
Mariana Otero
De nuestra Redacción
motero@lavozdelinterior.com.ar

El corazón de un barrio tan grande como una ciudad late fuerte en una casa de calle Río Negro al 5049 de barrio Villa El Libertador. En realidad no es una casa cualquiera, es La Casita: un lugar donde funciona, desde 2005, la Mesa de Trabajo Multisectorial que se afianzó en esta barriada del sur capitalino gracias a su compromiso con la promoción de sus habitantes.

En La Casita, un centro de integración escolar que depende del Ministerio de Educación de la Provincia, nacieron muchas ideas. Entre ellas, la que convertirá a Villa El Libertador en una vecindad a la que nada le falta para tener vida propia: un instituto terciario provincial que formará técnicos superiores en informática.

Los miembros de la comunidad, junto a un grupo de docentes comprometidos, son los que impulsaron la apertura de la carrera para aquellos chicos que sueñan con estudios superiores. Son los mismos, también, que trabajaron en los años ‘80 para que los adolescentes del barrio y de la zona tuvieran bancos en escuelas secundarias.

La tarea de los profesionales en terreno, cerca de los padres, de los maestros y de los alumnos dio vida a la iniciativa de crear una institución terciaria.

Las estadísticas puras y duras no dejan constancia del nivel de rendimiento y abandono de la escuela en el barrio. Cuenta Luis Pihen, uno de los representantes de la multisectorial, que los registros elaborados por un docente años atrás indicaban que la deserción era muy alta.

“Del total de los chicos que empezaban primer grado, sólo el 10 por ciento terminaba el secundario. La proporción es que de cada mil niños que ingresaban a primer grado, 96 concluían el nivel medio”, dice Pihen.

Más allá de las cifras, necesarias para promover planes de reinserción al sistema educativo, Pihen asegura que “el que se queda afuera, va a la esquina”. “No hay trabajo”, agrega.

Iguales oportunidades. Con la idea fija en ofrecer a los chicos del barrio las mismas oportunidades que tienen los adolescentes de otros vecindarios, los integrantes de La Casita –Hugo Vázquez, docente; Milvia Carram, psicóloga; Rosana Aguiló, docente especial; María Elena López, docente; Silvia López, docente; Cecilia Graci, trabajadora social; Verónica Plaza, comunicadora social; Leandra Pressacco, docente y psicopedagoga; Yolanda Ripoll, docente y ex directora de escuela junto a Santiago Bertoldo y Luis “Lucho” Pihen, de la multisectorial– realizaron una encuesta entre los alumnos de quinto y sexto año de las escuelas secundarias de la zona.

La intención era recopilar información sobre sus intereses y la posibilidad de acceder a una carrera universitaria. El resultado fue contundente: el 80 por ciento demostró interés por continuar estudios superiores.

No obstante, la mayoría manifestó la imposibilidad de continuar por temor a ser discriminado en la Universidad, por carencias económicas o por no sentirse capaz.

Muchos mostraron inclinación por la informática, una carrera con salida laboral. “No había esa oferta pública en el barrio. Empezamos a armar un proyecto de terciario desde una mirada distinta”, explica Milvia Carram.

Una vez elaborados los contenidos, un plan de estudios que contempla las prácticas preprofesionales desde primer año (superador al vigente que data de 1973) y gracias al apoyo de la Facultad de Matemática, Astronomía y Física (Famaf), de la Universidad Nacional de Córdoba, la resolución ministerial dio por bienvenida la Tecnicatura en Informática.

Las inscripciones ya comenzaron y continuarán en febrero. El 3 de marzo se larga el cursillo de la carrera que funcionará en horario nocturno en la escuela provincial Marta Juana González, en Cacheuta y Defensa, como un anexo del Instituto Terciario Simón Bolívar.

Pueden estudiar personas de 18 años que acrediten el secundario completo y mayores de 25 años con secundario incompleto que rindan un examen nivelatorio, según consta en la resolución ministerial.

Informes e inscripciones, al (0315) 155-902796 o al e-mail: lacasitavilla07@yahoo.com.ar.

Visitas totales