lunes, abril 28, 2008

En todas las sociedades muy pocas las personas con discapacidad tienen una actividad remunerada. De hecho, en la mayoría de los países hasta el 80% de las personas con discapacidad en edad de trabajar están desempleados. La mayoría de los demás están subempleadas o nunca va a tener acceso al mercado laboral. En todas partes hay una considerable brecha entre las condiciones de trabajo y las tendencias del empleo de las personas con discapacidad y las personas sin discapacidad. Con demasiada frecuencia las personas con discapacidad dependen de la mendicidad y la limosna para su sustento, no a través de ninguna forma significativa el empleo. La negación de las oportunidades y las actitudes negativas son las principales razones por las cuales las personas con discapacidad son desproporcionadamente ausentes de la mano de obra.
Este año el día internacional de las Personas con Discapacidad se centra en la manera de garantizar un trabajo decente para las personas con discapacidad y sobre las maneras de aprovechar las capacidades de este grupo marginado. La recientemente aprobada Convención sobre los Derechos de las personas con discapacidad se reconoce en el artículo 27 los derechos de las personas con discapacidad para el trabajo y el empleo en pie de igualdad con los demás. Hace hincapié en el derecho de las personas con discapacidad para ganarse la vida de trabajo libremente elegido, y para trabajar en un entorno que sea accesible y aceptable.
Muchos países no tienen legislación para promover y proteger los derechos de los trabajadores con discapacidad. Esto legitima la discriminación por motivos de discapacidad, obstaculizando a las personas con discapacidad de incorporarse al mundo laboral. Sin embargo, a menudo la discriminación comienza mucho antes en la vida, cuando a las personas con discapacidad se les niega otras oportunidades que faciliten su inclusión en la fuerza de trabajo, tales como la educación o la formación en capacitaciones para el empleo, transporte accesible para llegar al trabajo, y los lugares de trabajo accesibles.
Los empleadores se resisten a menudo a emplear a una persona con discapacidad por creer que no estará en condiciones de desempeñar sus funciones y/o que sería demasiado caro. Esta actitud tiene sus raíces en el miedo y los estereotipos, más centrado en la discapacidad que en las capacidades de la persona. La evidencia empírica, sin embargo, muestra que las personas con discapacidad tienen un alto rendimiento y tasas de retención, así como mejores registros de asistencia que sus colegas sin discapacidades. Además, el costo de alojar a los trabajadores con discapacidad pude ser mínimo, con la mayoría especial que no requiere de alojamiento en absoluto. Los estudios han demostrado que hay otros beneficios a los empleadores de personas con discapacidad, como la mejora de la moral de trabajo y el aumento de la buena voluntad del cliente.
Garantizar el trabajo decente para las personas con discapacidad variará de un país a otro, y de establecimiento a establecimiento. Los grupos empresariales, los gobiernos y las personas con discapacidad deberían trabajar en estrecha colaboración para hacer frente a la falta de oportunidades que impiden a las personas con discapacidad de la vida activa y las actitudes encontradas entre los empleadores. Para muchas personas con discapacidad en los países en desarrollo el empleo por cuenta propia es la única opción. Los países deberían examinar los medios que apoyan las personas con discapacidad en los planes como el microcrédito y la microfinanciación, que han excluido las personas con discapacidad como beneficiaros potenciales.
En los países más desarrollados, las personas con discapacidad siguen teniendo altas tasas de desempleo. Los países tienen que seguir para cerrar la brecha existente entre las personas con discapacidad y las personas sin discapacidad. La Convención quiere decir que los lugares de trabajo y las prácticas se adapten a ser más accesibles y aceptar. También significa que los empleadores y la comunidad empresarial tendrán un mayor papel que desempeñar en la integración social y económica de las personas con discapacidad.
Con el fin de apoyar la aplicación de la Convención, este Día Internacional se verá en las nuevas formas en que la inclusión de las personas con discapacidad en el mercado de trabajo puede ser promovida por los gobiernos, el sector privado, y/ o la sociedad civil, incluida la comunidad con discapacidades. Estos incluyen programas tales como empleo con apoyo, empresas sociales, cooperativas, en el trabajo de gestión de las discapacidades (la conservación del empleo y el retorno a medidas de trabajo), y en la promoción del espíritu empresarial, el empleo por cuenta propia y viable micro y pequeñas empresas.
El Día Internacional es una oportunidad valiosa que debería ser aprovechada por los gobiernos, grupos empresariales y las personas con discapacidad para debatir y formular los medios que permitan que las personas con discapacidad participen plenamente en el mercado de trabajo.


APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales