jueves, junio 12, 2008

En el año 2005 el Congreso de la Nación instituyó mediante Ley 26.064, el día 12 de junio de cada año como Día Nacional contra el trabajo infantil.
La conmemoración de dicha fecha tiene como objetivo promover acciones para luchar contra este flagelo y a su vez crear un espacio de reflexión y concientización sobre las medidas que la sociedad en su conjunto debe poner en marcha para evitar la explotación laboral en menores en ámbitos urbanos y rurales.

En busca de dar difusión y concientizar acerca de la temática, la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Argentina lanza la 3ra. campaña radiofónica de sensibilización en Argentina, con el lema: “Erradicar el trabajo infantil es una responsabilidad de todos”, con emisión de spots en 700 radios del país.Además, la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense incorporó, en 2005, al 12 de junio al calendario escolar como Día Mundial contra el Trabajo Infantil, por lo que este año la Comisión Provincial para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil (Copreti) sugerirá actividades para realizar con niños y niñas en las aulas de las escuelas y otros espacios socio-comunitarios. También publicó en la agenda de su página web diversas propuestas en distintos municipios bonaerenses, desde campañas de sensibilización pública, obras de teatro sobre el tema, talleres, hasta sueltas de globos y concursos. (Fuente: Periodismo Social).

Las causas del trabajo infantil son múltiples: La pobreza que impulsa a las familias a utilizar la fuerza laboral de sus hijos, una apreciación positiva del trabajo infantil como preparación para la vida adulta, la permisividad social frente a situaciones de trabajo infantil, la existencia de empleo ilegal.
Las consecuencias se perciben en diferentes ámbitos: profundiza la desigualdad ,viola los derechos fundamentales de la infancia y la adolescencia, impide el adecuado proceso educativo, enfrenta a los niños a un ambiente adulto a veces hostil , produce enfermedades crónicas, retrasa el crecimiento, expone al niño a diversos peligros y lo priva de su legítimo derecho de juego y educación.

El trabajo infantil no es un problema menor y desde la Secretaría de Trabajo se pretende abordarlo vinculándolo con las áreas gubernamentales implicadas, con el compromiso de que la vida sea mas digna desde el primer momento.

Foto: Diario C.com.ar

El trabajo infantil genera en niños y niñas una profunda desigualdad, viola sus derechos, acelera el proceso de maduración, impide y limita el necesario proceso educativo, lo enfrenta a un ambiente adulto y a veces hostil, genera pérdida de la autoestima, problemas de adaptación social y traumas y abusos físicos y psíquicos como la dependencia de fármacos, retraso en el crecimiento, agotamiento físico, etcétera. En nuestro país, desde el año 2000, funciona la Comisión Nacional del Trabajo Infantil (Conaeti), dependiente del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social; desde 2002, se desempeña la Comisión Provincial de Erradicación del Trabajo Infantil (Copreti) -en esta ciudad existe una dependencia-, y a nivel municipal, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Social, trabaja la Dirección de Integración Social con el área de Infancia y Adolescencia. Estos organismos son los que tienen como objetivo la erradicación del trabajo infantil con acciones conducentes a la detección, la prevención y la concientización. Las actividades gubernamentales tendrán un resultado positivo si son acompañadas de un cambio profundo en la sociedad que lleve al compromiso y la acción conjunta. La familia es el primer espacio de vínculo social y es allí donde el niño debe ser contenido y asistido. Como adultos, además de ser sujetos de derechos, somos poseedores de deberes y obligaciones. Proteger a los niños y niñas de las formas del trabajo infantil es un objetivo del Estado y de las políticas públicas que se instrumenten, pero estar alertas es una tarea de todos como miembros plenos de la comunidad.

La infancia es el tiempo de jugar, aprender, crecer, tiempo en que los niños y niñas deben tener la oportunidad de desplegar sus potenciales, estudiar y desarrollarse en un marco de apoyo y contención. Por ello la definición de trabajo infantil entiende a ‘las estrategias de supervivencia’ o actividades productivas de comercialización o prestación de servicios, remuneradas o no, realizadas por niñas y/o niños, por debajo de la edad mínima de admisión al empleo o trabajo establecida en nuestro país, que atenten contra su integridad física, mental, espiritual, moral o social y que interrumpan o disminuyan sus posibilidades de desarrollo y ejercicio integral de sus derechos". En Argentina, la noción de trabajo infantil debe aplicarse a niños menores a 14 años de edad que realizan actividades con el objetivo de ganar el propio sustento o el de sus familias y 18 años, si se trata de trabajo peligroso.

Fuente: El Eco Digital.


APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales