Murieron tres bebés tobas en menos de un mes.

La ONG Nelson Mandela consideró al hecho como "un genocidio".
Tres bebés tobas menores de un año murieron en el último mes en la provincia de Chaco, tras haber nacido en una región sumida en la pobreza y en condiciones sanitarias deficientes, lo que fue calificado hoy como un "verdadero genocidio" por la ONG Nelson Maldela. El Centro de Estudios e Investigación Social "Nelson Mandela DD.HH." detalló esta tarde en un informe que el último fallecimiento ocurrió el 5 de marzo y se trató de un niño de 4 meses hijo de una adolescente de 14 años. La organización social afirmó que "diez bebés murieron en el curso de los últimos siete meses en el área de cobertura del puesto sanitario de Villa Río Bermejito", todos "menores de un año" de edad e "indígenas de la etnia toba".
Se trata, según el Centro "Nelson Mandela" de "un verdadero genocidio". En un documento, la ONG detalló las gestiones e inversiones en materia sanitaria de los últimos tres gobernadores de la provincia del Chaco, entre 1996 y 2009. El escrito destacó que el 9 de febrero pasado "falleció la bebé toba Marina Soledad Medrano, veinticinco días después de haber nacido". Cuatro días antes había ingresado con vómitos al puesto sanitario de Villa Bermejito, al que el Centro Mandela calificó de "verdadero caos". "La ambulancia no funcionaba, algunos partos se efectuaron en los ranchos del paraje El Colchón" y "otra parturienta fue trasladada en un vehículo policial", agregó el informe. El 28 de febrero falleció Irene Chávez, de dos meses de vida, habitante del paraje 10 de Mayo "en la más profunda pobreza".
Por último, el 5 de marzo murió "otro bebé de cuatro meses, de apellido Mariani" e hijo de una adolescente de 14 años. Desde 1996 "la demanda de salud pública creció en forma continua y progresiva" en Chaco, donde "recrudecieron viejas enfermedades y aparecieron otras más complejas". "No se destinaron los fondos apropiados para garantizar una aceptable atención para las mayorías sociales que deben contar con la asistencia sanitaria pública, en virtud de que al no tener trabajo estable y registrado, carecen de obra social", explicó el informe del Centro Mandela. Por último, aseveró que "los presupuestos 2008 y 2009 ponen en evidencia que la salud no es una cuestión del estado", sino que se toma "como variable de ajuste del inmenso gasto independientemente del color político del gobierno de turno".

Fuente: La Voz del Interior.

No hay comentarios.: