lunes, mayo 18, 2009

Tuvieron que pasar casi 400 años para que una mujer asumiera el máximo cargo en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Y hace 15 años, prácticamente no había mujeres en cargos electivos ni en los consejos directivos de las facultades ni en el Consejo Superior. En la composición actual del máximo órgano de gobierno de la Casa de Trejo, entre consiliarios titulares y suplentes, 45 son varones y 28 son mujeres. De las 12 facultades, siete están conducidas por decanos. La cosa cambia un poco en el gabinete de la rectora Carolina Scotto, quien tiene 12 funcionarias y nueve funcionarios, entre secretarios, subsecretarios y prosecretarios. Un equipo de investigación del Programa de Género de la Secretaría de Extensión parte de la premisa de que la UNC no es ajena a las inequidades de género que existen en la sociedad. Su intención es ponerlas en evidencia y, eventualmente, traducir los resultados del estudio en acciones concretas o normativas, como podría ser una “ley de cupo”. En los próximos días, 600 profesores, varones y mujeres, de todas las categorías y dedicaciones, recibirán en su correo electrónico una encuesta sobre diversos aspectos relacionados con este tema (abuso y acoso sexual, conciliación de la vida familiar con el trabajo). Como es una muestra aleatoria, les puede tocar a cualesquiera de los seis mil profesores que hay en la UNC.
Datos preliminares. Los investigadores tienen datos que demuestran que la creciente proporción de mujeres en la UNC no se traduce necesariamente en mejoras en relación con la igualdad laboral. Por caso, en las categorías más bajas de la carrera docente (profesores asistentes) el porcentaje de mujeres es de 51 por ciento, mientras que en el estamento de profesores titulares baja a 43 por ciento. Y a pesar de que en la Casa de Trejo hay más mujeres que varones con títulos de posgrado concluidos, ellas siguen ubicadas en las categorías docentes iniciales. El proyecto sobre inequidad de género se llevará adelante a partir de un convenio con la Agencia de Naciones Unidas, Unifem.
El equipo de investigación está integrado por Maite Rodigou, Jacinta Burijovich, Paola Blanes y Alejandra Domínguez, esta última coordinadora del Programa de Género de la Secretaría de Extensión del Rectorado. En el análisis preliminar de los datos, también se observó que en las carreras de Humanidades, Auxiliares de Medicina, Psicología y Trabajo Social, los cargos docentes son ocupados mayoritariamente por mujeres. Pero en las ingenierías, Física, Matemática y en el área científica-tecnológica en general, la docencia está dominada por los hombres. El ejemplo es la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, en la que sólo 29 por ciento de los profesores son mujeres. El estudio comenzó el año pasado y las conclusiones preliminares deberán estar listas en julio.
Resultados. El paso siguiente a las encuestas será el armado de grupos de discusión docente, a los que se agregarían no docentes y estudiantes, como parte de una investigación más cualitativa.
“Con estos grupos, queremos obtener más pistas de lo que sucede en la Universidad con esta temática. En poco más de un mes deberían estar los resultados de las encuestas y a fines de julio tendríamos algunos resultados que permitan analizar algún tipo de acción o normativa”, señaló Alejandra Domínguez. “No hemos terminado de mirar algunos datos. No hay investigaciones de este tipo en el ámbito universitario, sólo capítulos aislados en algunas facultades, como ocurre en Trabajo Social de la Universidad de Buenos Aires (UBA). La idea es sensibilizar, buscar alguna acción o normativa que discrimine positivamente el acceso a los cargos de participación de decisión política”, agregó la misma investigadora. En ese sentido, el equipo de investigación también es consciente de un aspecto crucial en la discriminación de género: la maternidad o la edad reproductiva es un limitante de las mujeres; por caso, en el acceso de becas o en el ascenso laboral. Todas estas cuestiones intentarán ser contrastadas con lo que efectivamente pasa en la UNC. Sólo así podrán corregirse las inequidades de género sin ningún tipo de prejuicios.
Fuente:La Voz del Interior.


APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales