miércoles, agosto 12, 2009

Habrá un sistema único de beneficiarios. 30 mil indigentes recibirán hasta $ 400 por familia, pero con contraprestación.

A partir de setiembre, seis mil hogares indigentes (unas 30 mil personas) de la ciudad de Córdoba y Gran Córdoba que no reciben ningún tipo de ayuda social podrán acceder a una asignación mensual que oscilará entre 150 y 400 pesos.
Podrán ingresar al Programa de Inclusión Social para Familias Indigentes, que presentó ayer
la Provincia, las familias cuyos ingresos mensuales relevados por trabajadores sociales sean inferiores a 600 pesos.
Ante un nutrido auditorio en Casa de Gobierno, el gobernador Juan Schiaretti anunció también la creación por ley de un Sistema Único de Registración de Familias y Personas Beneficiarias de Programas Sociales y la implementación del padrón de beneficiarios de familias vulnerables inscriptas en los 11 programas provinciales y los ocho nacionales que hoy se ejecutan en la provincia para atender el problema de la alimentación.
El funcionario puntualizó que si se sumaran los recursos que se destinan para sostener a las familias desde todos los ámbitos,"se podrían otorgar entre 400 y 500 pesos a 80 mil familias". Lo único que lo impide es la burocracia del Estado, dijo (ver Recursos...).
"Los recursos del Impuesto al
Juego irán a una cuenta del Banco de Córdoba para que las mujeres beneficiarias puedan retirar los fondos y dar de comer a su familia", remarcó Schiaretti.
Los beneficiarios de este
programa, que se implementa también en Uruguay y en Brasil, tendrán acceso prioritario a la atención de la salud y serán incorporadas al Paicor, se facilitará el acceso a la tarifa solidaria de los impuestos provinciales y servicios públicos.
A su vez, las familias tendrán obligaciones: cumplir con controles médicos y de vacunación obligatorios, enviar a los hijos a la escuela, ingresar en un programa para que los adultos concluyan la primaria, participar en los cursos de formación de oficios. Para mantener la asignación deberán acreditar semestralmente el cumplimento de esta contraprestación.
El tema de la pobreza volvió a ser noticia en las últimas semanas tras la publicación de las cifras actualizadas del Barómetro de la Deuda Social Argentina. Ayer por la mañana, el arzobispo Carlos Ñáñez hizo un llamado a "buscar soluciones" para la pobreza en el país, que calificó de "escandalosa", al igual que el papa Benedicto XVI.
Cómo se implementará. Incorporación al programa. Será gradual y se priorizarán los grandes conglomerados urbanos y las situaciones más críticas, cualquiera sea su ubicación geográfica en la provincia.
Sin asistencia alimentaria. En una primera etapa se incorporarán las familias indigentes de Córdoba y Gran Córdoba que no posean ningún tipo de asistencia alimentaria a favor de ninguna de sus miembros.
Para indigentes. Inicialmente se atenderá una población de seis mil familias indigentes (hogares cuyos ingresos mensuales sean inferiores a 600 pesos, según datos de la Provincia) que no reciban ningún tipo de ayuda social, relevadas por un trabajador social. Son unas 30 mil personas.
Asignación mensual a favor de la madre en dinero a través de una tarjeta magnética que oscilará entre 150 y 400 pesos, según el número de hijos (uno: 150 pesos; dos: 250 pesos; tres: 350 pesos y más de tres hijos: 400).
Único programa alimentario. Las familias beneficiarias no podrán recibir otros programas alimentarios. Las ONG, municipios y organismos del Consejo Provincial de Políticas Sociales relevarán a los indigentes.
Financiación. El producido del Impuesto al Juego, de nuevos juegos que ponga en marcha la Lotería de la Provincia de Córdoba, recursos de Rentas generales, aportes o créditos de organismos internacionales, aportes nacionales y de otros organismos gubernamentales o no gubernamentales.
Vigencia. Setiembre de 2009.

Otros beneficios. Además de la asignación monetaria, hay otros beneficios.
Atención de la salud en el sistema público con identificación personal que les permita tener prioridad en el acceso del servicio a través de una libreta de salud familiar.
Desayuno reforzado. Prioridad en la incorporación al Paicor, provisión de útiles y vestimenta escolar.
Terminalidad educativa para los miembros de la familia que no tengan la primaria completa.
Formación en oficios a los jefes de familia y otorgamiento de microcréditos de consumo y para actividades productivas.

Provisión de documentación e identificación personal en los casos que sea necesario.
Tarifa solidaria de los impuestos provinciales y servicios públicos. Energía eléctrica: una rebaja que consiste en la bonificación de los primeros 200 kilovatios y un descuento de 80 por ciento promedio sobre los 400 kilovatios siguientes de consumo bimestral.
Tasa de conexión sin cargo. Agua potable: exención de pago de los primeros 25 metros cúbicos de consumo mensuales. Impuesto Inmobiliario: estarán exentos del pago mientras dure su situación de indigencia. Si tienen deuda, quedará cancelada hasta 2006 inclusive.
El programa de asistencia a la pobreza e indigencia surge para unificar los 11 programas provinciales y ocho planes nacionales que se ejecutan en la provincia superponiéndose para atender el problema de la alimentación. Problemas detectados.
Burocracia. El aparato burocrático del Estado responsable de la ejecución de programas sociales se queda con el 30 por ciento de los recursos.
Asignación inadecuada. Los fondos para los pobres no siempre llegan a quienes lo necesitan.
Superposición de recursos por falta de interacción entre los distintos niveles de gobierno (Nación, Provincia, municipios).
Precariedad de herramientas para focalizar la ayuda social.
Falta de control y seguimiento de los programas sociales.

Fuente: La voz del Interior.



APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales