Palabras acerca de una experiencia corporal colectiva

Compartimos la mirada de las orientadoras y jóvenes del taller del grupo danzantes sobre las experiencias y vivencias en el taller de integración artística y sobre el Encuentro de la Danza: talleres de danzas populares . Muchas cosas se pudieron vivenciar y compartir en el encuentro, diferentes talleres de música y danza estuvieron presentes apropiándose con la intervención artística diferentes espacios públicos y abiertos de la ciudad universitaria
Muchas Gracias Ximena y Geraldine por compartir estas palabras con nosotros.


Geraldine Maurutto- Ximena Arrom

" Desde mayo de este año en el Centro Cultural Graciela Carena realizamos un taller abierto de Danzas Populares, al que asisten de manera regular jóvenes/adultos del Centro de Día de APADIM. El taller invita a los participantes a buscar el bienestar con uno mismo a través de la manifestación del cuerpo de manera personal y creativa, posibilitando a su vez un lenguaje, que se crea investigando movimientos del cuerpo propio y los múltiples modos de estructuración del mismo en el tiempo y el espacio.

La intención es generar un espacio para la búsqueda de un vocabulario propio que permita transmitir, ideas, emociones, sensaciones personales y subjetivas, posibles de ser objetivadas en una elaboración externa, en éste caso la danza. Se apunta a una actividad que podrá ser elaborado por cada persona en la creación del texto propio. De ésta manera, apuntamos a re-significar los sentidos socialmente atribuidos a los cuerpos y a la estética de la danza, para abrir así un nuevo camino hacia la integración que invite a todos a conocer y acceder a expresarse con el cuerpo.

Con ésta propuesta desde el Centro Cultural y el taller del Centro de Día APADIM, nos animamos a participar del Encuentro de Danzas, organizado por el Ciclo de Seminarios de Danzas Populares, en el marco del programa “Derecho a la Cultura” de la Secretaría de Extensión de la Universidad Nacional de Córdoba.

La invitación a este Encuentro, convocaba a: “compartir un espacio para reflexionar sobre nuestras prácticas en relación a la danza a través del cuerpo sonoro en movimiento. Intervendremos los espacios públicos de la universidad y entre todos construiremos una jornada de movimiento creativo y colectivo”. Seducidos por la consiga, en el Taller empezamos a poner en juego el trabajo rítmico y de exploración corporal en función de un relato para contar quiénes somos y desde donde danzamos. Así, profundizamos un recorrido de reconocimiento grupal y juegos corporales que tomaron los aportes de cada integrante del taller desde su particularidad en expresarse. Precisamente en este juego se fueron hilando y construyendo textos corporales reflejados en diferentes danzas que compartimos junto a otro taller de danzas del mismo centro cultural. Este abordaje permitió una dinámica desde la diversidad de cuerpos sensibles, que encontraron desde lo personal, un modo de expresión genuino, para luego construir un cuerpo colectivo en dicha diversidad.

Luego de la experiencia en el marco del Encuentro de Danzas nos reunimos en una instancia para reflexionar y poder poner “también” en palabras lo que habíamos vivenciado. Y otro modo de reflejar y exteriorizar las sensaciones fue a través de una expresión plástica colectiva. Es a partir de ello que a continuación plasmamos las ideas y sensaciones en palabras de los participantes.


Nuestro primer momento de participación en el encuentro fue en la instancia de reflexión propuesta por la organización. La experiencia de integración fue muy natural, habilitada por la permeabilidad de los grupos. Posteriormente nos sumamos a la actividad de preparación corporal colectiva junto a los otros 15 grupos de danza que participaron de la muestra.
En el momento de la muestra, en un comienzo se vivenció con ansiedad e incertidumbre: “Estaba nerviosa”; “tenía cuiqui cuando íbamos a empezar y venía toda la gente”; “quería respuestas”; “la primera danza se me hizo larga, será porque era la primera”

Luego, el clima del grupo se fue distendiendo y se experimentó una continuidad, donde se puso en juego la confianza entre ambos grupos: “fue como estar acá” (en referencia al espacio de taller); “me hizo sentir bien”; “muy feliz, estaba lindo”; “hubo mucha energía, disfrute, conexión”; “fue natural, aunque no todo saliera como lo planeado… a pesar la incertidumbre”

Esta sensación se hizo extensiva al público, que se plasmó a través de un diálogo corporal que implicaba que los bailarines interpelaran al público y éstos a su vez pudieran dar una respuesta a través del cuerpo, gestos etc.

El público también se incorporó a la propuesta generando diversos climas a través de aplausos, silencios y risas. “en las fotos se vé a la gente que estaba mirando contenta” “sentí que estaba en la gente” “me gustó el grupo y el gran grupo”.
Además, como parte de nuestra presentación, habíamos organizado una secuencia de sonidos corporales, acompañados por cajón y movimientos. En esta composición estaban presentes diferentes manifestaciones particulares de cada integrante, que constituyen un código de comunicación lúdica. Sonoridades como “achua”, “pi”, blablarblarbla”, “asch”, “muja”, etc. y otros sonidos que no suelen ser contemplados en las muestras coreográficas pero que también implican al cuerpo; como eructos, gases, etc. también fueron resignificados mediante el juego. Ante esta propuesta se pudo percibir una tensión por parte del público, que se fue liberando a través de la interacción, siendo así una vivencia lúdica para todos.

Pensamos que la interacción que se dio con el público, se vio favorecida por la modalidad de “postas” que organizaba a las presentaciones. En nuestro caso bailamos en una intersección de calles, con un diseño coreográfico pensado para que el público pudiera apreciarlo desde todos los frentes posibles, ubicándose en círculo.

A partir de esta experiencia creemos que pudimos habilitar canales que favorecen la creación de textos corporales propios que se entrelazan en un tejido social más amplio. Así se conformó un lenguaje común que habilitó la integración desde una propuesta que se ancló en una visión cultural-educativa y artística con una postura comunitaria y popular. La intensidad de esta vivencia que dejó huellas de felicidad, disfrute, energía, conexión fue posible por la permeabilidad de los participantes y de la organización para compartir una jornada de movimiento creativo y colectivo".

No hay comentarios.: