martes, mayo 29, 2012

"El saldo del Cordobazo es trágico. Decenas de muertos, cientos de heridos. Pero la dignidad y el coraje de un pueblo florecen y marcan una página en la historia argentina y latinoamericana que no se borrará jamás. En las fogatas callejeras arde el entreguismo, con la luz, el calor y la fuerza del trabajo y de la juventud, de jóvenes y viejos, de hombres y mujeres. Ese fuego que es del espíritu, de los principios, de las grandes aspiraciones populares, ya no se apagará jamás. En medio de esa lucha por la justicia, la libertad y el imperio de la voluntad soberana del pueblo, partimos esposados a bordo de un avión con las injustas condenas sobre nuestras espaldas. Años de prisión que se convierten en poco menos de siete meses, por la continuidad de esa acción que libró nuestro pueblo, especialmente Córdoba, y que nos rescata de las lejanas cárceles del sur, para que todos juntos, trabajadores, estudiantes, hombres de todas las ideologías, de todas las religiones, con nuestras diferencias lógicas, sepamos unirnos para construir una sociedad más justa, donde el hombre no sea lobo del hombre, sino su compañero y su hermano".
Agustín Tosco - 29 de mayo de 1969.
 
Que sucedió en el “ Cordobazo”.
El 29 de mayo de 1969 la sublevación popular que se conoció como el "Cordobazo" asestó un golpe mortal a la dictadura del general Juan Carlos Onganía, quien tras haber derrocado al presidente radical Arturo Illia en 1966 había asegurado que la llamada "Revolución Argentina" no tenía plazos en el tiempo.
El "Cordobazo" representó, de alguna manera, la etapa superior de una serie de sublevaciones que se venían dando en todo el país y que en la provincia de Córdoba tuvo un fuerte contenido de unidad entre los trabajadores y el movimiento estudiantil.
La ciudad de Córdoba era la capital industrial de las provincias con la instalación de las fábricas de automotores como Fiat y Renault, lo que había generado el crecimiento de una fuerte clase obrera combativa, cuyos máximos referentes fueron, entre otros, Agustín Tosco y René Salamanca.
La dictadura de Onganía congeló los convenios colectivos de trabajo y los salarios y la respuesta de las regionales cordobesas de SMATA, Luz y Fuerza y la UTA fue convocar a un paro general.
El 29 de mayo los trabajadores se movilizaron hacia el centro de la capital cordobesa y rápidamente recibieron el apoyo de los estudiantes universitarios y parte de la población que levantó barricadas para enfrentarse a la policía.
Ante la magnitud de la movilización, Onganía envió a tropas del Ejército y durante los enfrentamientos, que duraron tres días, se produjeron 16 muertos, decenas de heridos y una numerosa cantidad de detenidos, entre ellos los principales dirigentes sindicales clasistas.
La dictadura intentó aplacar la protesta social, que se incrementó después del "Cordobazo" reemplazando a su ministro de Economía, Adalbert Krieguer Vasena, por Dagnino Pastore, pero incrementó la represión y al poco tiempo obreros y estudiantes protagonizaron el "Viborazo" en la provincia.
"Vengo a cortar la cabeza de la víbora", había dicho el interventor de la gobernación enviado por Onganía para restablecer el orden.
La espiral ascendente de la protesta social convenció a un sector de las Fuerzas Armadas -los "liberales" encabezados por Alejandro Agustín Lanusse- que la etapa de la "Revolución Argentina" había llegado a su fin.


APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales