jueves, mayo 17, 2012

Con demoras en el horario de las presentaciones, el VI Congreso Nacional de  Síndrome de Down, continúa con el cronograma de actividades y eventos propuestos.
Cientos de personas reunidas en un mismo espacio, para compartir mediante paneles y conferencias distintas temáticas que atraviesan todos los ámbitos de la vida y de la participación e inclusión de las personas con Síndrome de Down. Temáticas transversales como  educación, calidad de vida, desarrollo psicológico, derechos humanos, trabajo, legislación, deporte, el ocio, la transición de la vida adulta, entre otras,  en el marco de la importancia de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.


"Hay que conocer para servir mejor: las políticas como una realidad que nos involucra a todos".
El Dr. Luis Bulit Goñi , fue contundente y claro, las personas con discapacidad seguirán  siendo invisible para el resto de la sociedad, si no reconocemos que la problemática esta en la sociedad misma, en las construcciones de todos los actores que incidimos con nuestra ideología en el ejercicio de metodologías y fundamentos teóricos de nuestras prácticas que estructuran las miradas y modelos conceptuales  de la discapacidad. 
El Dr. Goñi fue concreto: las normativas de las nuevas leyes acordadas en  la Convención deben ser el movimiento principal para impulsarnos a gozar y respetar la diversidad para una sociedad más justa, con la contundencia de estos cambios de fondo, pero apoyados en la real apropiación de una cultura que promueva la construcción de una realidad basada en el trabajo en conjunto de  familias, escuelas y organizaciones.
Como plantea el Dr. Goñi, todos los actores incidimos con nuestra ideología en estos procesos que nos conecta con la realidad de la discapacidad desde valores ligados a la confianza en el ejercicio  de la capacidad de las personas con discapacidad y fomentar su ejercicio.
"La familia debe confiar en sus hijos y priorizar sus intereses, acompañar en el aprendizaje y en la toma de decisiones, trabajando en conjunto con la idea de proponer una inclusión educativa como  una gran herramienta para las personas con discapacidad y para la sociedad".
En este sentido, como dice el doctor,  “la educación debe estar planteada como una educación que fomente la tome de decisiones y genere  cambios culturales para ejercitar las estrategias de adaptación y apoyos en las escuelas inclusivas.
Para una verdadera  educación inclusiva  “Hay que desentrañar los intereses en la educación especial,  la comodidad del padre y el no avance de las políticas públicas, lo que implica asumir los costos de la inclusión pensada desde la heterogeneidad de las limitaciones , las modificaciones en la obligatoriedad de ampliar la matricula para la inclusión en las instituciones educativas”.

Desde esta mirada, “ la educación inclusiva pretende centrar la situación de discapacidad del joven en el aula en conjunto en los alumnos con la colaboración de todos, una educación general  basada en la cooperación”.
De manera antagónica y distante,  marcando diferencias  con la escuela especial , Luis Goñi, “sostiene que la educación en este espacio esta centrada en la idea de  diagnóstico de la persona como principio de igualdad , la inserción parcial y condicionada de manera superficial , al estar centrada en el alumno como principio rector”.

En un congreso donde el lema es “El mundo es de todos”, la separación de mundos con verdades y pensamientos distantes, unívocos y dogmáticas, son contradicciones  para la construcción de espacios y poder dar cuenta de la existencia de realidades diversas. Realidades que nos interpela, nos posiciona a entender la mixtura de las limitaciones, los procesos individuales,  las  decisiones y proyectos diversos  como un abanico amplio dentro de contextos sociales y  perspectivas particulares del recorrido singular, propio e independiente de las personas con discapacidad.
Como un disparador, para la reflexión, retomamos  las palabras de Luis Goñi, “convencernos que hay una realidad posible, convencer a los demás que esa realidad la vamos a construir entre todos,  hay que convencernos que no todos pueden llegar”.
De esta manera, el dilema esta presente, las posturas pueden fundamentarse desde espacios y fundamentos teóricos distintos, pero lo que no podemos eludir es que si proponemos  la existencia de que” el mundo es de todos “, solo será  posible en la coexistencia necesaria de la diversidad de mundos diversos, donde las elecciones  y los procesos evolucionen sin la necesidad de caer en los dogmatismo de estar “incluidos” en un determinado mundo.


APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales