viernes, julio 24, 2015

Es el ritmo del desmonte en 2015, medido en canchas de fútbol, según cifras oficiales. De enero a abril, 3.914,7 hectáreas de monte fueron afectadas por esta actividad.
A pesar de las leyes que lo protegen, los cordobeses siguen talando el bosque nativo.En lo que va de 2015, el ritmo de desmonte es el equivalente a 44 canchas de fútbol por día. Los datos surgen de un relevamiento realizado por la Policía Ambiental en todo el territorio provincial. Se incluyen desmontes totales y selectivos, sean estos legales o ilegales.
De enero a abril, 3.914,7 hectáreas de monte nativo fueron afectadas por esta actividad. En abril, último dato disponible, el desmonte fue de 877 hectáreas. El peor mes de este año fue febrero con 1.253 hectáreas desmontadas. En marzo fue de 1.179 hectáreas.
Entre 2012 y 2015, se deforestaron 22.433 hectáreas, o el equivalente a 25 canchas de fútbol como la del estadio Mario Kempes por día, en un cálculo que incluye los datos oficiales desde septiembre y los relevamiento anteriores de Guyra Paraguay, una ONG que monitorea el bosque chaqueño en América del Sur.
De 2004 y hasta la sanción de la ley provincial 9.814 de 2010, Córdoba perdió el 40 por ciento de los bosques nativos del norte y oeste de la provincia por un total de 269 mil hectáreas.
A su vez, antes de 2004 sólo quedaba el 10 por ciento de los 12 millones de hectáreas de bosque que había en Córdoba a principios del siglo 20.
Desmontes parciales
El informe oficial de abril 2015 indica que fue alto el desmonte ilegal, selectivo o total. Unas 602 hectáreas se intervinieron en forma parcial sin la autorización correspondiente.
El desmonte selectivo consiste en la eliminación total o parcial de arbustos y parte de los árboles, aunque según lineamientos de las autoridades. Otra práctica común es el rolado de mantenimiento, que consiste en utilizar máquinas sobre los arbustos para facilitar el rebrote, el cual sirve para alimentar al ganado.
Estas actividades están permitidas por la ley, aunque debe iniciarse un expediente ante el Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos de la Provincia.
Los productores ganaderos del norte se quejan de que este trámite es engorroso y dificulta la actividad. Por este motivo, y en algunos casos por ignorancia de las normas, es que a veces optan por desmontar sin autorización.
Sin embargo, fue bajo el nivel de desmonte total en abril: 92 hectáreas, comparadas con las 586 de marzo. Desde la Policía Ambiental entienden que este descenso “da claras señales acerca de la robustez del sistema de detección y control utilizado por la Policía Ambiental, resultando en acciones que frecuentemente permiten llegar al sitio afectado al poco tiempo de haber comenzado las intervenciones y logrando así evitar la afectación de superficies mucho mayores”, dice el informe.
La Policía Ambiental monitorea los desmontes a través de imágenes satelitales. En abril detectaron intervenciones en 18 predios, los cuales fueron visitados por la Policía Ambiental para constatar el hecho. En los casos de procedimiento ilegales, se labraron actas y cobraron multas por 148 mil pesos.
En 2015, la Policía Ambiental lleva recaudado más de un millón de pesos por infracciones a las normas que protegen el bosque nativo.
Ecosistemas afectados
La mitad del desmonte se realizó en lo que se conoce como “Llanura chaqueña”. Se trata de un ecosistema con árboles de 12 a 20 metros de especies como quebracho blanco y colorado y barba de tigre.
Un tercio de las intervenciones fueron en los Bañados del Río Dulce. Según la Policía Ambiental, las fluctuaciones del agua producen anegamientos de los terrenos bajos que, junto a las variaciones en la concentración salina del agua, sólo permiten las proliferación de matorrales y algunos arbustos adaptados a suelos salinos.
En esta región, los productores pasan el arado para que las plantas tiernas que brotan sirvan de alimento del ganado. Es una práctica que tiene varias décadas y que se había abandonado por los años secos, sólo que ahora requiere de una autorización del ministerio.
El departamento más afectados fue Río Seco, seguido por Cruz del Eje.
Ordenar las normas
El mapa. La Provincia convocó a ambientalistas y asociaciones de productores para corregir el mapa actual de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos de Córdoba (OTBN). Se trata de sólo una hoja A4, en lugar de un diseño a escala con una versión cartográfica digital. Por ley, el nuevo OTBN debería estar listo en agosto. Desde Ambiente, aclararon que la actualización no significará un cambio sustancial.
¿Y la ley? Pero ambientalistas y productores reclaman un cambio de fondo en las normativas (ley 9.814 y decretos reglamentarios 170/11 y 1.131/12), porque no conforman a ningún sector y, en algunos aspectos, son contrarios a la normativa nacional.
DOCUMENTOS PARA DESCARGAR


APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales