martes, julio 14, 2015

El sábado 11 de julio se realizó el IV Módulo del curso de Formación en Discapacidad desde un abordaje interdisciplinario, en una jornada con dinámicas de encuentro distintas, los asistentes compartieron sus inquietudes frente al complejo trabajo grupal que la interdisciplina nos interpela y las perspectivas y alcances que tiene la neurorehabiltación como propuesta de abordaje integral en distintas situaciones de discapacidad.
Partiendo de la importancia de la interdisciplina, como constructo epistemólogico y político de abordar los campos de trabajo y problemáticas que se presentan a los profesionales, Sofia Gónzalez, psicóloga y comunicadora social, comenzaba el encuentro comentando la compleja trama interdisciplinaria del trabajo grupal, como dispositivo de encuentro con tramas gestuales y de sentido individuales que generan inquietudes del hacer profesional en las distintas situaciones al interior de los grupos y en la práctica cotidiana.
En este sentido, planteaba que la interdisciplina es un instrumento de trabajo con sus potencialidades y limitaciones que debemos identificar para pensar los obstáculos y desafíos que se presentan en el día a día en los equipos interdisciplinarios, para comprender el cómo se presentan y organizan estos espacios en la vida institucional “ir del concepto teórico a la praxis concreta en las instituciones”.
Para esto se propuso a los asistentes realizar una dinámica grupal, pensando e identificando algunas escenas o situaciones en las cuales los asistentes trabajaron de manera interdisciplinaria, para luego pensar cuales fueron los roces, fricciones y potencialidades de ese encuentro. Esta dinámica ponía en juego como las particularidades se presentan en el encuentro con otros y  esto como repercute en los grupos,  como explicaba Sofía González, “nuestros embotellamientos conceptuales en la convicción de lo que uno hace, se encuentran con otras convicciones de lo que uno hace o quizás debería hacer”
Es muy importante trabajar los diferentes factores  subjetivos y los distintos procesos que se trabajan en la trama interdisciplinaria, desde las implicancias personales, las propias subjetividades de los sentidos puestos en el grupo, como el espacio que las instituciones planifican para estos encuentros dentro de una cultura institucional.
Es por ello, que debemos tener todo esto en cuenta para trabajar en equipo, reconocer las limitaciones y las potencialidades del encuentro diverso de profesionales y proponer etapas de resolución de subjetividades y acuerdos, para poder llevar a cabo espacios vinculantes e interdisciplinarios en el grupo.
Desde este encuadre de abordaje interdisciplinario que propone el trabajo en equipo, Diego Rivarola, explica como este enfoque integral de los equipos deben propiciar al interior de los espacios de rehabilitación en las distintas situaciones de discapacidad.
Como planteaba Rivarola, la “rehabilitación y el enfoque medico biológico debe pensarse desde el modelo medico social y la neurorehabilitación desde abordajes interdisciplinarios y multidisciplinarios.
Todos los profesionales que forman parte de los equipos de rehabilitación deben conocer y saber los criterios de las distintas etapas y procesos planificados por cada uno de los profesionales y acordados en común por el equipo de trabajo.
En este sentido, se trabajó sobre la importancia de definir que es la rehabilitación, cuál es su concepción teórica y el alcance del mismo. De esta manera, se consideró que es fundamental comprender que las propuestas de rehabilitación, se realizan desde enfoques y finalidades específicas, lo que implica que tienen procesos y etapas con objetivos y metas claras, se ajustan a las demandas y las capacidades de funcionalidad de las personas, por lo que no es una propuesta de intervención permanente o continua.
Dentro de la propuesta teórica, Rivarola realizó una  interesante clasificación del sistema de la función motriz, identificando las principales enfermedades relacionadas a esta limitación, partiendo que las generalidades de estos diagnósticos  vinculadas a esta funcionalidad, permiten identificar situaciones  que son derivadas de esta patologías en los pacientes.
Identificar esto, no nos debe llevar a pensar que las propuestas de rehabilitación son estandarizadas o son “receta magistral”, sino pensar que, “cada paciente es un individuo particular, con su situación o secuelas físicas, que está inmerso en un contexto familiar y social único, por lo tanto el tratamiento que se aplica es para esa persona y para esa familia”
Las propuestas de rehabilitación deben pensarse en conjunto a la persona, la familia, las posibilidades reales de acceso a las prestaciones, el ambiente y contexto familiar y cultural de la persona, ajustándose a sus avances y decisiones, esto es imprescindible para evitar “dar pronósticos, aseverando lo que va a suceder como algo cierto y que uno no sabe si va a suceder, por la singularidad de la persona y los distintos factores que intervienen en el abordaje integral”.

El sábado 11 de julio se realizó el IV Módulo del curso de Formación en Discapacidad desde un abordaje...
Posted by Apadim Córdoba on Martes, 14 de julio de 2015


APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales