miércoles, agosto 19, 2015

Avanzando en la propuesta de formación del curso, en este tercer encuentro los capacitadores comentaron como es el proceso de ingreso del niño y su familia al servicio, desde un trabajo interdisciplinario y abordaje integral con distintas etapas de evaluación y diagnóstico, que permiten obtener información precisa a partir de la escucha permanente y las singularidades familiares de cada caso.
Como compartieron en módulos anteriores, la propuesta del equipo de estimulación temprana parte de la especificidad de trabajar con una propuesta y metodología de abordaje construida en su más de 20 años de experiencias, sistematizando prácticas y adecuando los ejes transversales de trabajo.
Sin duda la actualización teórica, las experiencias y demandas de las familias, repercuten en las propuestas de los profesionales del servicio quienes planifican y evalúan sus intervenciones adecuando su abordaje a la realidad de cada niño y su familia.
Desde este marco teórico y conceptual, Érica Córdoba comentaba cuales son las distintas etapas en el proceso de evaluación diagnóstico del niño por el equipo interdisciplinario del servicio para el ingreso en el servicio o su derivación a otros centros
En este sentido destacaba la importancia de la entrevista inicial de orientación y de valoración psicosocial del niño, en la cual se propone  en este primer encuentro un acercamiento al niño y su familia, poder conocer como es el” modo en el que vivieron y o viven distintas situaciones concernientes al diagnóstico de discapacidad, las vivencias personales respecto a distintos aspectos relativos a la salud, crecimiento y desarrollo del niño y el contexto familiar y social en el que está inmerso el niño”.
Luego de esta instancia se procede a realizar una observación y evaluación diagnóstica del niño desde un abordaje integral por parte del equipo interdisciplinario.
En esta segunda etapa, se realizan distintas intervenciones del equipo con distintas metodología de abordaje que puedan luego del proceso de admisión  poder dar una respuesta al niño y su familia, ya sea con su posterior ingreso o derivación a otros centros.
Como un primer momento de este proceso, se realiza la entrevista de admisión de la familia a cargo del niño, en este espacio, comentaba Érica Córdoba, se realiza un fichaje individual de cada niño recolectando información de la familia y del niño, información sobre estudios realizados, quienes son los familiares que concurren a la entrevista, como está compuesto su geonagrama de tres generaciones ( padres, hermanos, tíos, primos,  abuelos), como ven el desarrollo del niño, si algo que les inquieta o preocupa, si cuenta con certificado de discapacidad, entre otras preguntas puntuales pensadas para conocer aspectos de la biografía familiar particular de cada niño.
De esta manera y desde esta singularidad familiar pueden surgir expectativas distintas frente a lo que esperan de su hijo en este proceso, del servicio y de los profesionales del equipo interdisciplinario.
Otro de los momentos fundamentales en este proceso, es la evaluación diagnóstica, en la cual se realiza un abordaje evolutivo y clínico del niño, teniendo en cuenta parámetros de la evolución del desarrollo del niño desde la comprensión y atención a sus singularidades propias como persona.
Este proceso de evaluación y observación del niño y su familia es fundamental porque permite que el equipo interdisciplinario pueda compartir cual es el perfil de ingreso al servicio y pueda evaluar la demanda del niño y su familia y de acuerdo a esto poder comentar a la familia si el servicio de estimulación temprana puede satisfacer y / o trabajar con las necesidades del desarrollo constitutivo del niño.
Como comentaban los capacitadores del encuentro es imprescindible poder determinar los alcances que el abordaje integral del equipo puede beneficiar al desarrollo de cada niño, a veces por el perfil, por la especificidad del diagnóstico y/ u otros factores, es recomendable otros espacios para el niño y su familia.
Cuando el niño ingresa al servicio se realiza un plan de trabajo y objetivos adecuado a cada niño y a su familia, con metas concretas se inicia el tratamiento en el que se trabaja el desarrollo del niño con el entorno, como se relaciona con sus padres, con el terapeuta, con los objetos, respuesta a estímulos visuales, desarrollo intelectual su relación espacio –temporal, entre otros aspectos.
Este abordaje integral de cada niño- familia, está bajo la supervisión de un terapeuta estable que trabaja de manera articulada con una fonoaudióloga, kinesióloga y un médico fisiatra, quienes realizan el seguimiento de la propuesta del niño y en reuniones del equipo pueden modificar el abordaje de acuerdo a las posibilidades del niño, sus respuestas a la propuesta y cómo fue respondiendo a determinadas situaciones.
En este sentido, Érica Córdoba, comentaba la importancia del trabajo con el niño como un espacio en donde se evalúa, se analiza y se describen ciertas situaciones a partir de la observación singular. En este sentido sólo a partir de una observación y descripción adecuadas los terapeutas estables pueden garantizar los objetivos básicos de su trabajo el cual es acordado con el resto de los profesionales del equipo interdisciplinario.
Dentro del equipo de profesionales, la mirada del abordaje del médico fisiatra es importante en el seguimiento y valoración clínica general del niño y para la prevención de patologías asociadas.
En este sentido Diego Andreotti, médico fisiatra del servicio de estimulación comentaba su función dentro del equipo interdisciplinario, realizando una distinción entre la evaluación clínica en la cual se trabaja agrupando signos y síntomas y se hace un diagnostico etiológico, a la propuesta de una evaluación fisiátrica en dónde se evalúa la discapacidad y la pérdida de funciones.
Estas diferencias de evaluación y mirada son fundamentales para el abordaje en estimulación temprana, como mencionaba Andreotti, al comentar su función dentro del equipo “se centraliza en el examen y valoración clínica funcional general dentro del período de orientación y admisión acorde a cada patología, con el seguimiento en el tiempo durante el proceso de estimulación, con un abordaje interdisciplinario”.
La especificidad de esta mirada de abordaje del médico fisiatra tiene una funcionalidad específica dentro del equipo y en la modalidad de trabajo del servicio de estimulación temprana, determinado objetivos generales y específicos que son acordados con el resto de los profesionales.
En este aspecto, Andreotti comparte que el aporte de la fisiatría es proponer una evaluación integral que contemple aspectos sensoriales, neurológicos y psíquicos en el contexto del crecimiento del niño, visualizar sus potencialidades para el logro de independencias y poder trabajar desde los recursos familiares, terapéuticos, educaciones y comunitarios de acceso.

Las acciones y funciones específicas de cada profesional del equipo organizadas de acuerdo a sus especificidades permiten pensar la interdisciplinariedad como una propuesta integral e ideológica  del servicio, que en su propuesta de abordaje, en su adecuación singular a cada niño y su familia, propicia metodologías que permiten un desarrollo saludable del niño.

Avanzando en la propuesta de formación del curso, en este tercer encuentro del Curso Abordaje en Estimulación Temprana,...
Posted by Apadim Córdoba on Miércoles, 19 de agosto de 2015


APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales