jueves, septiembre 03, 2015

Curso: Programa de Inclusión Educativa: El valor social de la diversidad.
Módulo III: Atención a la Diversidad- Escuela Inclusiva Nivel Medio.
Entrevista a la Lic. Belén Agüero y Lic. Cecilia Ruiz Fontan, en el 3º Módulo: Atención a la Diversidad- Escuela Inclusiva Nivel Medio del Curso Programa de Inclusión Educativa: El valor social de la diversidad, sábado 22 de agosto del 2015. 
Belén Agüero, comenta el concepto de apoyo en situaciones de niños de 7, 8 años en edad escolar con autismo, en jóvenes y adultos, centrándose en la posibilidad de trabajar con cada una de las personas con una necesidad educativa especial o una discapacidad, una planificación personal para trabajar desde las posibilidades, deseos y decisiones personales.
Comenta que esta planificación centrada en la persona es un proceso de colaboración para ayudar a las personas a acceder a los apoyos y servicios que necesitan para alcanzar una mayor calidad de vida basada en sus propias referencias y valores.El plan centrado en la persona tiene distintos puntos que son importantes pensar, construir y diseñar a la medida, deseos, demandas y necesidades en cuanto a lo que la persona quiere realizar en un futuro.
Aclara que esta planificación es flexible y abierta a los cambios y las dinámicas propias de la persona ya que va acompañando, construyendo y des-construyendo de acuerdo a circunstancias, intereses y aspiraciones, superando cuestiones y con objetivos que se modifican en el devenir propio de la persona.
Además, Cecilia Ruiz Fontan explica como los cambios por la obligatoriedad de la escuela secundaria (ley 26.206, sancionada en el 2006 que reemplaza la 14/20 de 1884) y el acompañamiento del Estado en el cumplimiento de esta ley, generando dispositivos y programas socioeducativos, permite pensar hoy a la escuela como un espacio pedagógico y social de aprendizajes y enseñanzas, abierto y diverso.
Comenta que en esta nueva escuela, comienza a replantearse que contenidos enseñar, que es necesario aprender, que perfil de estudiante se pretende, “se está dejando la idea de alumno incapaz o pasivo que el docente “alumbraba” en la oscuridad, ahora se habla de estudiantes como sujeto de derecho”.
Explica que desde este marco legal las prácticas docentes deben trabajar para construir una escuela secundaria que sea abierta a todos y a todas, con sus diversidades y deben los colectivos docentes propiciar la inclusión de todos los jóvenes “pensar en la trayectoria escolar de cada estudiante, de cada grupo de estudiantes, que estén incluidos con calidad educativa, con calidad pedagógica y  aprendizajes significativos”.
Todas estas modificaciones benefician la inclusión de las personas con discapacidad, porque hay una mirada clara de lo que hay “que tener en cuenta de este estudiantes secundario, que a partir de la obligatoriedad, con dispositivos y formatos diversos y capacitaciones docentes, deben trabajar para entender el cambio de paradigma y la ampliación a derechos de todos independientemente de condiciones físicas, psíquicas, culturales y económicas”.
Curso: Programa de Inclusión Educativa: El valor social de la diversidad, edición 2015.


El sábado 22 de agosto se realizó el tercer encuentro del curso Inclusión Educativa: El valor social de la diversidad, propuesta de formación que hasta el mes de octubre convoca a docentes y profesores de distintos niveles de educación para compartir estrategias y metodologías de abordaje para la inclusión educativa de niños y jóvenes.
En esta oportunidad la propuesta estuvo enfocada en trabajar por un lado los apoyos necesarios para la personas con autismo ya sea en edad escolar, niños, jóvenes, proponiendo planificaciones centrada en la persona y por otro lado poder revisar y reflexionar sobre conceptos y cambios generados en la escuela secundaria para la inclusión educativa de jóvenes.
Como comentaba Belén Agüero, coordinadora del curso y capacitadora de este encuentro, retomar “el concepto de apoyo en situaciones de niños de 7, 8 años en edad escolar con autismo”, es importante para poder diferenciar las distintas etapas y necesidades demandadas por las propias personas. Esta planificación personal es posible sólo a partir de un plan personal que hay que configurar con cada una de las personas para trabajar desde sus posibilidades, deseos y decisiones.
En este sentido Agüero explica que lo transversal de esta planificación es la legitimidad que tiene la misma al estar centrada en la persona, lo que implica que todos los recursos de apoyo están pensados en propiciar que esa persona sea el centro de decisiones que pueda tomar.


APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales