jueves, octubre 01, 2015

A sólo un módulo para la finalización del curso de Inclusión Educativa, las inquietudes profesionales, el intercambio de experiencias y saberes nuevos fueron pulsando cada uno de los encuentros, en donde la activa participación y la construcción colectiva de saberes, fueron parte de este proceso de actualización profesional para docentes y capacitadores que participaron de esta formación en inclusión escolar.
La propuesta del encuentro fue trabajar sobre los roles y funciones de los distintos actores que participan del proceso de inclusión educativa, reconocer los distintos modelos de integración escolar, cuáles son las principales barreras para el aprendizaje y la participación de las personas y cómo se construyen las adecuaciones en sus distintos tipos y niveles.
Retomando el concepto de apoyo y configuraciones de apoyo abordados en encuentros anteriores,  Belén Agüero comenta que es importante reconocer estas diferencias en el proceso de inclusión escolar por la finalidad de las mismas, “las configuraciones de apoyo son los grupos de apoyo que acompañan a la persona, grupos sociales, familiares, instituciones en tanto que la conceptualización de apoyo son recursos y estrategias que
pretenden promover  el desarrollo, interés y bienestar personal y tienen que ver con lo que necesita el sujeto, individualmente”.
Estas distinciones en cuanto a funcionalidad de los apoyos son necesarias para poder identificar cuáles son las barreras de aprendizaje para la participación en cada situación áulica y qué del trabajo con cada una de ellas sea posible que el sujeto pueda aprender adecuadamente, realizando las adecuaciones necesarias y pertinentes.
En este sentido, Agüero realizó una distinción entre cuatro tipos de barreras que se presentan en el proceso de inclusión: actitudinales, pedagógicas, didácticas y metodológicas. Cada una de ellas repercute de distinta forma en el proceso y son aspectos muy importantes a la hora de la inclusión de la persona en el aula.
Con respecto a estos procesos y abordajes, Belén Agüero hizo un interesante recorrido por los distintos modelos de integración escolar que coexisten en Córdoba, trabajando puntualmente en el modelo de abordaje que adhiere el equipo de inclusión escolar de APADIM.
El mismo está compuesto por  una coordinadora, el equipo directico de la Escuela de APADIM, psicóloga, fonoaudióloga, trabajadora social, profesoras de apoyo.
Claramente se explicó cuáles son sus lineamientos, principios de abordaje y expectativas del proceso en el cual trabajan conjuntamente con  la escuela, familia y el niño.
El equipo de inclusión escolar brinda configuraciones de apoyo, asesoramiento, atención, capacitación, cooperación y acompañamiento, evaluando y siguiendo el proceso de inclusión escolar de cada niño y familia.
Es por ello que es fundamental que el equipo técnico acompañe estos los procesos, realice las derivaciones a los apoyos necesarios, mantenga reuniones de formación y capacitación con la escuela base y con apoyos externos, entre algunas de las cuestiones a trabajar, acompañar y sostener en conjunto.
En relación a los actores participantes de este proceso, Belén Ortiz, comento la modalidad de trabajo del profesor de apoyo y como fue variando su intervención a lo largo de la historia en relación a los cambios y avances en cuanto a la educación especial, la temática de la discapacidad intelectual, el concepto de alumno, enseñanza, aprendizaje, repercutiendo sus funciones e intervenciones en el rol dentro de la escuela especial y escuela común.
Una de las estrategias fundamentales para la inclusión escolar es la utilización de adecuaciones que pueden ser de distinto tipo, las organizativas, didácticas, de acceso y curriculares.
Las adecuaciones son instrumentos que permiten diseñar una oferta educativa que respete y valore la cultura de la diversidad, métodos y recursos que permitan a cada estudiante aprender en tiempo y forma conveniente.
En este sentido como comentaban las capacitadoras sobre la finalidad de la adecuación que “No se refiere a empobrecer, reducir ni “hacer fácil” la situación sino en acomodar oportunamente el conocimiento a la circunstancia de aprendizaje”
Es por ello que el profesor de apoyo debe aportar a la construcción del desarrollo del PEI, diseñar , implementar y realizar un seguimiento de las adecuaciones organizativas y didácticas, colaborar con la institución, participar en instancias de encuentro con directivos, docentes y técnicos.
Cómo explicaba Belén Ortiz, las adecuaciones se aplican en tres niveles el institucional, el áulico y el individual y desde el equipo técnico lo último que se pretende modificar es el curriculum que tiene todo el grupo clase, “entonces primero hay que modificar todo lo que haga al contexto institucional, áulico, espacios, tiempos de aprendizaje, reducción de jornada, entre otros”, es decir utilizar estrategias y recursos que deben implementarse antes de modificar el curriculum.
La experiencia de inclusión escolar es positiva cuando la propuesta de la escuela común es provechosa para el estudiante, considerando sus necesidades y siendo esta un espacio de sostén y contención que vehiculiza el aprendizaje y socialización.
4º Encuentro del Curso Inclusión Educativa: Inclusión educativa- lo que debemos saber.A sólo un módulo para la...
Posted by Apadim Córdoba on Jueves, 1 de octubre de 2015


APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales