viernes, diciembre 11, 2015

Compartimos el relato de los jóvenes y adultos del Centro de Día de APADIM sobre el espacio del Centro Cultural Graciela Carena y sus experiencias en el taller de danzas.
Espacio artístico que compartieron todos los jueves y el sábado 28 de noviembre cuando se realizó la muestra anual de todas las actividades del lugar. 
“Sería bueno confiar en el Carena”                    
Todos los jueves vamos al Carena a bailar danza, son movimientos del cuerpo, que conocemos, hacemos masajes, bailamos, nos divertimos, lo disfrutamos, lo pasamos bien.
El Carena es un complejo, queda en el centro cerda del auditor. Es grande, tiene cuadros, Cd, música, muestras, sillones, un ascensor y muchos folletos.
Hay baños de hombres y mujeres y una cocina.
Hacemos el taller a veces en un salón grande y otras en uno chiquito.
Las profesoras son Ximena y Geraldine y a veces está Jorge (“Pico”) estuvo dos veces…
Vamos al Carena para sentirnos bien por adentro y afuera.
Para ir hay que pagar, sino pagas no vas, hay que pagar todos los meses. Se podría hacer una beca, pero también hay que buscar formas de conseguir el dinero. Decidimos pagar todos los meses.
Testimonio de los participantes del taller.
“Me gustó mucho, me divertí, la pase bomba, al principio me dolía la pierna y después las heridas fueron curándose, yo me imaginaba que se curaban.
Es importante bailar para que te vea la gente y el público y saquen fotos. El año que viene me gustaría actuar de vuelta”. Romina Flores.
“Sentía bien cuando bailaba lo de la máquina. No me dolía nada. Bien.
A mí me gusta ir al Carena.
Estaba María del Carmen, un chico ponía la música.
Bailamos afuera. Fue mi mamá a ver, Romina Flores no fue.
Me gustaría ir el año que viene porque las chicas llevan computadoras. Teresa.
“Gusta a mí luces  y estar ahí. Yo amo ir al Carena, me gusta.
Yo se bailar muy bien, no se ponen las piernas gordas.
Me gusto los trajes con luces.
El año que viene yo quiero ir porque me gusta”. Ale Lambertucci.
“Tuvo lindo porque todos bailamos, nos matábamos de risa, la Geraldine daba la clase a cada uno.
Yo me sentía bien, libre. A veces era fácil y a veces difícil, porque tenía que estar concentrado en hacerlo.
Me concentraba en el cuerpo entero. Era todo saludable.
¿Y la fiesta de fin de año?
Fue un espectáculo muy lindo y bien hecho para siempre. Toda la gente aplaudió mucho nuestro espectáculo.
El año que viene me gustaría ir porque me cae bien”. Diego López
“Hay escaleras, me puedo ir para atrás, tienen barandas. Yo no puedo ver, tengo cataratas en el ojo.
Para bailar me muevo, escucho a los otros y hago”. José Macagno.
“Vino mi hermana a verme, le gustó, me felicitó y yo me emocioné”. Cecilia Gotusso.
“Vino mi mamá y mi hermana. Quiero volver el año que viene”. Caro Sánchez.
“Vino mi mamá y mi sobrino. Les gustó”. Mario Flores.
Compartimos el relato de los jóvenes y adultos del Centro de Día de APADIM sobre el espacio del Centro Cultural Graciela...
Posted by Apadim Córdoba on viernes, 11 de diciembre de 2015






APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales