miércoles, febrero 10, 2016

Compartimos esta nota sobre el desarrollo de baldosas con atracción magnética para mejorar la circulación en espacios públicos de las personas con discapacidad visual. Para una comunicación más adecuada a las pautas de comunicación en discapacidad realizamos algunas correcciones o aclaraciones (entre paréntesis) en el texto original.
La empresa Desarrollos Tecnológicos Avanzados creó el revestimiento para mejorar la circulación, sin encarecer la infraestructura urbana. Tiene posibilidades de exportación.
Seguí a un no vidente (persona con discapacidad visual) desde 9 de Julio y Sucre hasta Independencia y Caseros. En la peatonal se le cruzaban mesas, sillas, motos, tachos, baldosas rotas, carteles de un solo pie, semáforos sin señal auditiva. Ahí me cayó la ficha: ojalá pudiéramos hacerle la vida más fácil a quienes no tienen la suerte de ver”.
La frase pertenece a Gustavo Maenza, un emprendedor cordobés que acaba de lanzar al mercado baldosas con atracción magnética, una tecnología que puede modificar el concepto de tránsito peatonal en lugares públicos y privados, sin alterar drásticamente los costos.
Imagen de Gustavo Maenza- creador del proyecto- con una de las baldosas con atracción magnética.
Imagen de Gustavo Maenza- creador del proyecto- con una de las baldosas con atracción magnética.
Desde aquella caminata por el Centro cordobés hasta que las baldosas estuvieron terminadas en prototipo, con informe de ensayos a cargo del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (Inti) y la patente encaminada, “pasaron cinco años, pero el producto está terminado”.
Las baldosas están compuestas de granito y material ferroso y son para uso de personas no videntes (persona con discapacidad visual), debido a que permiten la adhesión de un bastón imantado en su extremo inferior, que se adhiere a la baldosa.
Esa adhesión, según pudo comprobar La Voz del Interior, es casi imperceptible para una persona sin problemas de visión, pero se convierte en fundamental para los ciegos (personas con discapacidad visual)que cuentan con una sensibilidad potenciada.
Dotar de material ferroso a las baldosas aparenta ser una cosa sencilla. Con solo mezclar hierro y cemento en las cantidades adecuadas, se lograría. Sin embargo, ese metal al contacto con los adhesivos calcáreos, que se utilizan en la confección de baldosas, rápidamente se oxidaría, debilitando la estructura del mosaico.
En ese paso estuvo concentrada gran parte de la investigación y las pruebas realizadas por Maenza a través de su pequeña firma, Desarrollos Tecnológicos Avanzados SRL. Una fábrica de mosaicos del interior se interesó en la idea y prestó sus instalaciones para avanzar en el proyecto, que está a punto de comenzar la etapa de comercialización.
Para su creador, las baldosas “están pensadas y desarrolladas para pisos y espacios públicos exteriores e interiores, donde la persona no vidente (persona con discapacidad visual) pueda caminar con mayor seguridad”, apuntó.
Se pueden fabricar con formato vainilla, que indica la dirección de circulación, o con la indicación de intersección para que la persona pueda elegir a qué lugar se dirije.
En todas partes
En numerosos municipios cordobeses se han colocado baldosas de circulación para no videntes (persona con discapacidad visual), estéticamente similares, pero sin condición magnética.
Maenza explicó que si bien el principal cliente potencial de la tecnología es el sector público en sus distintos niveles, también instituciones privadas como clubes, colegios, sitios de espectáculos, pueden dar un salto en las condiciones de accesibilidad e inclusión con este tipo de elementos.
“El costo es apenas superior a la baldosa tradicional, es decir, no existe un impedimento de tipo económico, sino solamente la decisión de querer incrementar la accesibilidad”, dijo el creador.
Después de aquella experiencia casi cotidiana en el Centro de Córdoba, Maenza se lanzó a recorrer otras ciudades latinoamericanas donde encontró la misma problemática, como ocurre en San Pablo (Brasil), lo que disparó la idea de iniciar paralelamente el muestreo necesario con miras a la exportación.
“Vivo de mi empresa, pero creo que si uno logra hacerle la vida más fácil a quien más lo necesita, me doy por bien pago”, resume.
El producto
Característica. Las baldosas permiten conformar una franja de circulación imantada y con diferentes colores, según necesidades estéticas.
Medidas. Van desde 20 centímetros por lado a los 50 centímetros por lado. La instalación se realiza con mortero tradicional sin encarecer costos.


APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales