lunes, julio 18, 2016

Continuando con el programa de formación, la propuesta del sábado 16 de julio estuvo en compartir dos grandes temas a trabajar y poner en común con los asistentes al curso, uno relacionado a la importancia del trabajo en equipo del acompañante terapéutico, su rol y funciones al interior de estos y además poder ver a partir de una instancia taller lo cotidiano que sucede en las situaciones de acompañamiento.
Durante los distintos encuentros estuvimos trabajando distintos temas y conceptos a la hora de trabajar en el ámbito de la discapacidad, como es el alcance del acompañante terapéutico, el enfoque de derecho y convención internacional, legislación en el ámbito laboral, familia y sus ciclos vitales, indagando y habilitando espacios de aprendizaje y formación que permitan un abordaje integral del acompañante en los distintos contextos en los que acompaña.
Para poder trabajar desde una mirada integral que contemple las distintas dimensiones de la persona y sus diversidades, es importante poder definir y articular que el trabajo del Acompañante Terapéutico este contemplado como parte de equipos interdisciplinarios de trabajo.
En estos contextos de participación e intercambio en los equipos el acompañante no sólo puede consultar sobre cuestiones puntuales de su intervención a otros profesionales sino además permite poder definir acuerdos y discusiones sobre abordajes específicos de acuerdo a objetivos y metas propuestas que deben plantearse de acuerdo a las demandas y necesidades del acompañante.
Es por ello, que para trabajar en equipo, debemos reconocer las limitaciones y las potencialidades del encuentro diverso de profesionales y proponer etapas de resolución de subjetividades y acuerdos, para poder llevar a cabo espacios vinculantes e interdisciplinarios en el grupo.
Desde este encuadre de abordaje interdisciplinario que propone el trabajo en equipo, Diego Rivarola, explica que todos los profesionales que forman parte de los equipos de rehabilitación deben conocer y saber los criterios de las distintas etapas y procesos planificados por cada uno de los profesionales y acordados en común por el equipo de trabajo.
En este sentido, se trabajó sobre la importancia de definir que es la rehabilitación, cuál es su concepción teórica y el alcance del mismo. De esta manera, se consideró que es fundamental comprender que las propuestas de rehabilitación, se realizan desde enfoques y finalidades específicas, lo que implica que tienen procesos y etapas con objetivos y metas claras, se ajustan a las demandas y las capacidades de funcionalidad de las personas, por lo que no es una propuesta de intervención permanente o continua.
Las propuestas de rehabilitación deben pensarse en conjunto a la persona, la familia, las posibilidades reales de acceso a las prestaciones, el ambiente y contexto familiar y cultural de la persona, ajustándose a sus avances y decisiones.
En el segundo momento de la jornada, a partir del dispositivo práctico taller de supervisión, la actividad estuvo en poder comprender desde la dramatización grupal alguna situación cotidiana que surge en el ámbito de lo cotidiano en el acompañamiento.
De esta manera, Viviana Bálsamo, propuso esta dinámica con la idea de que a partir de esta situación de acompañamiento poder ver cómo el devenir de la intervención de acompañamiento era interpretado, “vivido” e incorporado por los distintos actores que participan de la situación propuesta.
De esta situación concreta, se fueron incorporando distintos elementos, sensaciones o demandas, que no estaban previstas  trabajar, para ver cómo estas inquietudes movilizaban otras cuestiones y necesidades, como podían ser resueltas y cuáles eran las estrategias utilizadas de los distintos actores involucrados.
Estas subjetividades en cuanto a miradas, estrategias e intencionalidades puestas en la situación variaban según la posición y el rol asignado en el proceso de acompañamiento, la mirada familiar, las inquietudes en cuanto al trabajo del acompañamiento, las tensiones y necesidades del acompañado.
Como comentaba Bálsamo la clase propuso ver en escenarios cotidianos como “nos llevamos preguntas sobre cada posición que el AT construye sin precedentes y la escucha como herramienta/ guía de nuestras intervenciones”.


APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales