miércoles, julio 20, 2016

“Las sexualidades son ese espacio de encuentro”, un lugar donde pensamos y sentimos las diversidades sexuales y sus biografías en perspectivas de empoderamiento, de erótica, de dignidad.
Desde estos sentidos, Silvina Peirano, propuso poder repensar las construcciones sociales y culturales sobre nuestras propias biografías sexuales y desde allí comenzar a interpelar cuál es la representación que realizamos de la sexualidad de aquella “otredad” de varones y mujeres con discapacidad o diversidad funcional.
Entendiendo la sexualidad no como un área especial, apartada y si un área específica y proponer una concepción más abierta e inclusiva de los distintos aspectos que confieren a la sexualidad como una parte constitutiva en la identidad de las personas. 
¿Que entendemos por sexualidad? ¿Son personas activas o pasivas en sexualidad? Y así fueron sucediendo distintas preguntas con respuestas que sin ser concluyentes, fueron construyéndose de formas colectivas, con acuerdos y pendientes para seguir conversando y repensar nuestras propias concepciones y conductas en sexualidad.
En este sentido, Peirano afirma que es muy importante propiciar nuevos debates, desaprender pensamientos y conductas que tenemos en relación a nuestras propias historias sexuales y a la sexualidad de los otros y pensarnos desde nuevos paradigmas.
Para comprender los ejes de este modelo, la disertación estuvo acompañada por una presentación de videos e imágenes que ayudaron a visualizar la trama conceptual de Silvina Peirano, realizando un recorrido a través de representaciones sociales, apoyándose en elementos de la antropología, la sexología, la logia y el sexo para fundamentar la necesidad de pensar en términos de diversidad funcional.
El objetivo de conflictuar nuestras miradas y proponer debates a estas percepciones, es poder ir demostrando como los mitos relacionados a la sexualidad y a la diversidad funcional de las personas se encuentran construidos socialmente y "normatizados" en las instituciones, familias, profesionales, actores sociales.
Esta negación y ocultamiento han generado que las personas con discapacidad o funcionalmente diversas hayan sido sistemáticamente negadas y violentadas en su dignidad, en sus derecho humano de ejercer una vida sexual, vistas desde  "conductas patológicas y síntomas asociados.
Todos y todas nacemos como seres sexuales, nos hacemos personas, varones y mujeres sexuados y a la vez vamos haciendo y construyendo nuestras biografías sexuales.
Es decir la condición que nos iguala, es que todos y todas con o sin discapacidad somos seres sexuales, sexuados y erótico, por lo tanto la sexualidad especial no existe, si hay diversidades funcionales y distintos tipos de acceso a la sexualidad.
De esta manera, la propuesta propone de-construir discursos basados en las capacidades, las miradas evaluativas e intervencionistas del “poder hacer” y las necesidades uniformes para dar lugar a expresiones basadas en las elecciones, en el protagonismo, la diversidad, el deseo y la identidad.
Las miradas, las palabras, lo gestual, fueron movimientos de acercamiento para una propuesta que propicia preguntas puntuales, debates, la repregunta y la provocación, moviliza situaciones, genera inquietudes y nuevos espacios de encuentro.
Como puntualizaba, Peirano “Irnos pensando que no existe afortunadamente una sola forma de ser sexual y de qué manera no solo respetar las sexualidades del otro sino propiciar otras formas de ser”.


APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales