jueves, agosto 18, 2016

El sábado 13 de  agosto, en el quinto encuentro del curso de Especialización en Acompañamiento Terapéutico y Discapacidad, compartimos una jornada de intercambios y experiencia, bajo la modalidad de “Jornada clínica de la diversidad: Análisis de la demanda y construcción de dispositivos posibles”.
Del encuentro participaron psicólogos y coordinadores de la fundación Sistere- Pablo Dragotto y Tomás Oliva, de Fundación Agora- Buenos Aires, Maximiliano Peverelli y Rodrigo Santillán y de Fundación Hora Libre, Esteban Kalbermatter y Viviana Bálsamo.
Un interesante espacio que fue coordinado por Bálsamo, directora del curso, quien fue articulando y habilitando la participación de los distintos equipos de trabajo quienes compartieron  la modalidad de trabajo y abordaje de los casos clínicos presentados.
La finalidad del encuentro estaba justamente a partir del intercambio de experiencias, ver cómo se van construyendo los distintos posicionamientos y funciones  con sus especificidades propias e inherentes de la figura del acompañante, del coordinador y cómo lo que acontece en el escenario cotidiano de acompañado, esta signado por estas lecturas que en la singularidad de los casos y abordajes debe propiciar una mirada integral que permita la construcción de dispositivos propios del trabajo en equipo, como elementos fundamentales para propiciar procesos inclusivos y genuinos.
El acompañamiento terapéutico es un dispositivo que debe habilitar la autonomía, la palabra y la decisión, generando contextos accesibles y adecuados para que la trama de subjetividades se generen, con la apuesta constante del replanteo y autocrítica de las prácticas propias de las demandas o del devenir de las situaciones acompañadas, buscando eclipsar y resquebrajar desde el empoderamiento del acompañado la posición del poder de los discursos limitantes asociados al “deber ser”.
En el vínculo acompañante y acompañado se producen y reproducen espacios y lugares para las intersubjetividades que permiten que en esa trama se planifiquen cuestiones y escenarios donde se alojen inquietudes, particularidades, entramados de pertenencia.
Escenarios, lugares, vínculos, tramas, que se de-construyen con las singularidades y subjetividades puestas en cada acompañamiento, en cada acontecer en lo cotidiano.
Como comentaban los equipos, son importantes estos espacios de intercambio para discutir, debatir y poner en escena, entre profesionales, equipos y asistentes, como enriquecer el trabajo de los AT, pensando en la necesidad de por ejemplo, crear nuevos dispositivos ambulatorios en el marco de la ley de salud mental y nuevas regulaciones, que permitan sostener procesos de participación social de los acompañados.
Trabajar desde una clínica comprometida, pensar en los lazos sociales y la inclusión como un proceso, la modalidad del trabajo en equipo como sostén del acompañamiento, fueron algunas de las frases que se compartieron, pensando y considerando que estas instancias no sólo permiten el intercambio de experiencias sino que promueven y habilitan la discusión central de pensar cómo los posicionamientos habilitan, signan y propician los encuentros: distinguiendo pareceres y estrategias de intervención y abordajes, pero siempre en el marco del respeto y del ejercicio del derecho de la persona y que la especificidad del equipo profesional debe ser un recurso de apoyo para la construcción de proyectos de vida autónomos, independientes y en la diversidad.
Luego de la presentación de los equipos se propuso un momento de reflexión, para generar la discusión, valoración e inquietudes de los casos por parte de los asistentes al curso.


APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales