martes, septiembre 13, 2016

El sábado 10 de septiembre en el curso de formación en discapacidad e interdisciplina, la propuesta de la jornada estuvo en trabajar la escuela y los recursos de apoyos y cómo las disposiciones legales y normativas vigentes regulan las modalidades de educación, incorporando los sistemas de apoyo, el trabajo en equipo y las figuras de maestro integrador y acompañante terapéutico en estos escenarios.
Desde este contexto el encuentro estuvo pensando en transitar junto a los asistentes las distintas modalidades de educación, pensando la premisa de la educación como un derecho para todos y todas, con la necesidad de incorporar dispositivos metodológicos y de acompañamiento adecuados según las necesidades y apoyos pertinentes para promover prácticas educativas integrales.
Con este objetivo la dinámica motivadora y reflexiva de la capacitadora Lic. Lina Dennler, estuvo en proponer a los asistentes una actividad grupal en la que pudieran definir  como la institución escuela ha ido modificando su realidad y cultura a partir de la construcción de miradas claves como la educación, el conocimiento y los actores participantes de este vínculo.
De esta manera los distintos grupos debían pensar y ejemplificar con textos, palabras o imágenes como fue la escuela de sus padres, la escuela que transitaron ellos y cuál es la escuela actual.
Para luego realizar una puesta en común con las palabras claves de cada uno de estos escenarios educativos y cómo el sistema en sí ha transitado distintas etapas en la conformación tanto de su curricula como de sus objetivos, metas y aprendizajes de acuerdo a los distintos paradigmas en educación y en discapacidad.
Reconociendo de esta manera las transiciones desde un modelo homogeneizador (rígido, con poco movimiento, con una mirada médica y clasificatoria), a un modelo integrador (compensar las diferencias, mirada puesta en el diagnóstico y en el individuo) a un modelo inclusivo (escuela plural, para todos y todas, la diversidad como valor y la mirada en las fortalezas y en lo social).
De esta manera la propuesta estuvo en poder ir pensado y reflexionando cómo existen resabios de los modelos en el sistema educativo y cómo  debemos construir una Escuela que debe garantizar el derecho a la Educación,  que cada estudiante piense su proyecto de vida de acuerdo a sus posibilidades, intereses y capacidades.
Es importante pensar que en este procesos de construcción de una escuela para todos se debe garantizar el proceso de integración de los equipos interdisciplinarios, del maestro integrador y del acompañante en las escuelas en aquellos casos donde sea pertinente para promover y asegurar el éxito de tod@s en su trayecto educativo.
Es por ello que en una segunda parte de la jornada el  Lic. José Valietti, proponía poner es escena la realidad de la modalidad de la escuela especial y de la educación inclusiva en escuelas comunes, destacando la importancia de poder conocer, debatir y proponer los alcances de estas temáticas según las leyes y normativas que amparan estas
intervenciones en el sistema educativo.
En este sentido, comentaba que las configuraciones de apoyo en la modalidad especial se realizan de acuerdo a las necesidades educativas que tengan un alumno o alumna en situación de discapacidad y que este sistema de apoyo en lo educativo, debe ser diseñado por la escuela especial, en su función de agente orientadora y capacitadora con otros equipos de escuelas comunes o de otras modalidades del sistema.
En este sentido, destacaba que si bien las configuraciones fueron materia prima prioritaria de la modalidad especial, hoy hay que pensarlos como un dispositivo, no especifico de las mismas y de esta manera poder pensar que las mismas son utilizadas y diseñadas en cualquier situación de aprendizaje de toda persona.
Como comentaba Valietti en general las adecuaciones curriculares y de accesibilidad que se realizan en la escuela para alguna situación particular de algún estudiante es una práctica que cotidianamente utilizamos, como puede ser sentar a un alumno adelante si tiene alguna dificultad para leer o escuchar, y otras situaciones que son de accesibilidad al contexto, que se realizan también indistintamente si la persona tiene discapacidad o no.
Como comentaba Valietti “ La no especificidad a la hora de pensar las configuraciones de apoyo ya que parecen no sólo cuando una trayectoria escolar se encuentra en tensión, sino pensar que toda situación de enseñanza y aprendizaje está sujeta a pensar configuraciones de apoyo, porque todo estudiante aprende de distinto modo, en distintos tiempos y distintas prioridades”.
En este aspecto destaco la importancia de que el acompañante terapéutico si bien su función es acompañar procesos, demandas y necesidades que no están relacionadas a lo pedagógico, debe conocer y estar al tanto de las configuraciones y adecuaciones curriculares del acompañado.
“Volver a una visión de conjunto y que la educación supone lo singular y al pensar en lo singular, pensamos en recurrir en aquellos recursos, herramientas, estrategias que pueda ayudar que la trayectoria de cualquier estudiante sea sostenida hasta la escuela secundaria”, destacaba Valietti.
En este sentido la existencia de distintas formas de accesibilidad, tanto en lo curricular, en lo metodológico, en lo psicológico, que es necesario pensar para cada demanda particular de un alumno o de una alumna, se construye pensando a las configuraciones de apoyo como recursos aplicados a cualquier situación de aprendizaje, corriendo el eje central en un diseño especial para pensarlo en la pluralidad de las situaciones que se suceden en la dinámica cotidiana de aprendizajes y la singularidad de cada estudiante.


APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales