lunes, septiembre 26, 2016

El sábado 24 de septiembre nos encontramos para continuar trabajando la propuesta del curso de atención a la primera infancia: intervención temprana desde un enfoque interdisciplinario, pensando el rol de la familia en el proceso de desarrollo, estimulación y
acompañamiento del niño.     
En el transcurso de la propuesta en las diferentes etapas y momentos del abordaje en intervención temprana, hemos considerado a la familia como un actor fundamental en todo el proceso de estimulación temprana, con sus diversidades, sus biografías sociales y culturales desde las cuales van generando y construyendo determinados vínculos con el niño.
Es por ello fundamental poder comprender la importancia de las significaciones que el niño construye en sus primeros años en relación a lo que acontece en la trama vincular.
Teniendo en cuenta estos vínculos familiares y cómo se elabora la propuesta- modalidad de trabajo en conjunto con la familia, Alejandro Beretta, psicólogo del equipo, realizó un amplio recorrido donde la familia es la matriz en la cual se va armando- construyendo el psiquismo de un sujeto, “la constitución de la subjetividad de una persona, la constitución de un ser humano en sujeto, es un proceso que acontece en la trama vincular en la cual se encuentra inmerso el niño. En ese contexto de relaciones con los otros, el niño ira construyendo su imagen de sí mismo, su particular forma de relacionarse consigo mismo, con los objetos y con los otros”, comentaba Beretta.
¿Cómo es la llegada de un hijo con discapacidad en las familias? ¿Cuáles son las fases de crisis familiar ante el diagnostico? Preguntaba Beretta a los asistentes, explicando cómo este diagnóstico inesperado genera una crisis en el núcleo familiar y abordado desde una concepción ecológica y holística debe pensarse cómo impacta en los padres, hermanos y familia extensa esta noticia.
En este aspecto Beretta explicaba que la propuesta es poder reconocer y trabajar cómo abordar esa crisis y cuáles son los procesos q están en juego “ el proceso de constitución subjetiva, el proceso de filiación, el proceso de separación, individuación, de narcisización, la instauración de los vínculos tempranos, como todos estos procesos que ocurren en el advenimiento de un hijo están afectados, están atravesados por esta crisis y por este duelo que implica esta crisis y como se ayuda a la familia a enfrentarla y a generar nuevas respuestas”
Las crisis personales modifican la estructura familiar por completo y una crisis familiar repercute en cada uno de sus miembros, es por ello que no podemos pensar estos procesos de manera aislada o sin relación intrínseca, ya sea por las respuestas o mecanismos subjetivos que cada persona tramita en este proceso.
Claramente Beretta fue explicando el alcance y la significancia de cada uno de estos procesos progresivos en la constitución como persona del niño, destacando que en los procesos de constitución subjetiva y de separación individuación, un factor fundamental es la satisfacción de las necesidades narcisistas y la incidencia que esto tiene en la estructuración psíquica.
En este aspecto, explica que “se llama narcisización al proceso intersubjetivo que implica una valoración positiva del sujeto por parte de los otros significativos con la concomitante expresión de placer y que el sujeto se identificará con esa valoración y ese placer”
De esta manera este proceso repercute directamente en la imagen de sí mismo que está construyendo el sujeto, en cómo se autopercibe y cómo cree que lo perciben los otros, en que valora de sí mismo y que cree que los otros valoran en él
Es por ello, que esta “narcisización incide directamente en el proceso de constitución subjetiva, en como el sujeto se relacionará consigo mismo, con los otros y con los objetos”. Si bien, claramente pueden variar, diferenciarse o no producirse en su totalidad las diferentes etapas de duelo y crisis en cada núcleo familiar en relación a la noticia, atravesada muchas veces por diferentes miedos, incertidumbres y conocimientos diversos frente a la temática (la sentencia de otros de lo que no va a poder hacer, de lo que sí, el no saber cómo tratar a “este hijo”, la “profecía- sentencia” de la proyección diagnóstica de la mirada médica, entre otras cuestiones).
Estas primeras significaciones son cruciales para el desarrollo y constitución del niño como un sujeto, como una persona con deseos, desarrollos, intereses, identidad, un niño con derechos y una familia que acompaña y posibilita los espacios para el desarrollo del niño en la constitución de su persona.
Desde el equipo interdisciplinario el abordaje individual y familiar permite trabajar y acompañar estos procesos con distintas modalidades para dar respuestas a estas crisis, transitar estos procesos, a través de distintos dispositivos de escucha como las entrevistas, grupos y focos de intervención, entre otros.


APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales