jueves, mayo 25, 2017

Cuando decimos patria pensamos en todos los niños y las niñas del país saboreando un chocolate caliente, tomando de a sorbos para no quemarse, y comiendo pastelitos. Pensamos en que todos los grandes andan con bandejas llenas de esos cuadraditos rellenos, repartiendo entre los chicos y las chicas del país. Y que a ninguno le debe faltar. Y que puedan elegir porque a algunos les gusta el membrillo y a otros la batata. Y que también haya opciones para los chicos que les pueda hacer mal y entonces por ejemplo que haya opciones sin gluten... porque cada uno es distinto y hay que pensar en todos los nenes y en todas las nenas.  Porque decir todos es decir cada uno. Y así que nadie se quede sin sentir esa dulzura en el cuerpo y en el alma.  

Cuando deseamos patria lo que deseamos es que todos los niños y las niñas del país puedan bailar, jugar, aprender y crecer juntos. Ya no separados por los muros, las barreras o las ideas que se inventaron los grandes para hacerse de privilegios. Cuando deseamos una patria, deseamos que la libertad y la igualdad estén juntas en nuestro caminar, en nuestros destinos.

Cuando decimos patria hablamos también de que no debe faltar el trabajo, y que el trabajo debe ser digno, y debe dar dignidad. Porque si no es digno, no debería llamarse trabajo. El trabajo debe colmar de dignidad y realización a cada uno y a todo eso que llamamos patria.

Cuando deseamos feliz día a la patria nos imaginamos un pueblo contento consigo mismo, que no reniega de si mismo, que se construye solidariamente. Patria es entender que los caminos no son individuales, ni de algunos, sino irremediablemente de todos. Si no es así no se trata de patria.  

También debemos tener recontra claro que si decimos Patria no nos referimos a ningún tipo de patriarcado con olor a rancio.  Aunque por ahí algunos las repiten, esas ideas ya pasaron hace muchísimos años su fecha de vencimiento. En nuestra idea de patria (que también es matria) no hay lugar para el paternalismo, ni para los machismos, ni para el racismo, y agregamos también, tampoco para el capacitismo.

Y también es entender que la idea de Patria no tiene fronteras. No se construye creyéndonos distintos de los que viven más allá de un territorio dibujado en un mapa.  ¡Esto nos debería resultar obvio! Porque finalmente es obvio para los que viven justo en las fronteras, y comparten fiestas, bailes, alegrías y tristezas con los que viven un poquito más allá, del otro lado del río, del otro lado del cerro o del otro lado de la calle. Porque la tierra, el suelo no es nuestra propiedad. Más bien nosotros y nosotras somos de la tierra. Y la tierra nació sin dibujos de límites y fronteras.

En fin, es todo esto y mucho más, pero digamos que decir Patria, así con mayúsculas, es decir comunidad.  Así que en este día en que se conmemora la primera vez que nuestra comunidad tomó sus propias decisiones decimos: ¡Feliz Día!

Descripción de las dos imágenes: muestran sobre fondo de la bandera nacional la leyenda: "¡Feliz Día de la
Patria! Hagamos una Patria digna, justa e inclusiva para todos y todas.  Comunidad
Institucional de APADIM Córdoba."



APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales