martes, mayo 30, 2017

Como cada año, el miércoles pasado 24 de mayo, en vísperas del feriado, hicimos nuestras celebraciones por el "Día de la Patria", recordando el momento en que se constituyó la Primera Junta de Gobierno de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Y como cada año, vivimos estos festejos como una oportunidad para conversar con la historia, para vernos y reconocernos en ella. Para decirle dónde estamos y que nos diga de dónde vinimos.
Las celebraciones en las fechas patrias pueden vivirse de diversas maneras.  Pueden ser actos fríos, previsibles, repetidos, pueden estar cargados de palabras huecas y de fórmulas sin contenidos.  O bien pueden ser momentos transformadoras y profundamente nuestros. Puede ser algo ajeno a nuestras realidades, como la de quien asiste por pura obligación, por pura costumbre. O mejor, pueden resultar experiencias intensas, gratificantes, y en defintiva pedagógicamente liberadoras.
Xiomara Ponce y José Ibaceta leyeron el discurso que prepararon para el acto.

Este 25 de mayo lo festejamos entre pastelitos, bailes y palabras sobre la dignidad de tomar decisiones libremente. Cantamos el himno con nuestras voces y con nuestras señas. Pronunciamos discursos simples sobre la dignidad de los que entraron al Cabildo en 1810, pero también de los y las que sostuvieron con vidas anónimas una voluntad de cortar con lazos de dependencia y constituirse en un pueblo soberano.
Las imágenes son fotografías de distintos momentos de los festejos.

¿Qué historia nos contamos?

En los márgenes de las historias de los próceres, nos encontramos con las vidas no contadas de las niñas y los niños, de las mujeres y hombres comunes que dieron nacimiento desde el anonimato a la nueva Patria. Al ritmo del candombe conectamos con las historias de esclavos, desde la raíz de la cultura guaraní nos contamos relatos aborígenes en una ronda de mate comunitaria; en la pulpería de "La vieja María" aprendimos a bailar gatos, escondidos, pericón y ¡más candombe!


Y en otra sala viajamos en el tiempo para encontrarnos con la forma de vida de aquella época, para ir y venir con el ahora, para jugar viendo las diferencias, para reconocernos descendientes de esas historias.

Y finalmente nos llevamos barriletes que imaginamos en cada familia, remontándose y confundiéndose con el cielo en una hermosa tarde de sol.

Cada acto, cada celebración es una oportunidad y un desafío. Una oportunidad para poner en juego en las aulas, arriba de las tarimas, en el patio y en la sociedad, tradiciones y nuevos sentidos sobre ser comunidad. Esa es la idea.

Mirá el album de fotos en facebook



Por acá decimos un poco más: ¡Feliz Día de la Patria! (Y todo lo que nos significa)

 


APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales