martes, mayo 30, 2017

En el segundo encuentro del curso, las lic Clara Ballesteros y Belén Agüero, trabajaron sobre los nuevos paradigmas en inclusión desde los aportes para la práctica cotidiana, a partir de los avances en la mirada social en discapacidad y las herramientas metodológicas y teóricas de los conceptos claves tales como tipos de apoyos, ajustes razonables y configuraciones de apoyos.
Imagen de los asistentes al curso, tomando nota en sus apuntes
de estudio.
Principalmente la idea era identificar como estos aportes son fundamentales en las escuelas para experiencias educativas integrales. Para ello es necesario comprender por un lado el momento de transición de los viejos paradigmas en discapacidad hacia la nueva mirada actual del modelo social desde un enfoque de derechos y la diversidad, como cimientos ideológicos y jurídicos que se encuentran plasmados en la Convención Internacional sobre los derechos de las personas con discapacidad. Para trabajar sobre ello y cómo esto repercute en las prácticas profesionales de los docentes en las escuelas, Clara Ballesteros, realizó un interesante recorrido por la Convención explicando sus alcances y articulando con normativas que están vigentes en educación.
Para ello es se destacó la importancia de trabajar desde conceptos claves como el derecho, la libertad, la participación, como espacios desde los cuales promover autonomía y decisión en los procesos educativos. Recurrir a distintos recursos de apoyos y ajustes razonables, para ir trabajando aquellas situaciones que son necesarias modificar en el sistema educativo para proponer saberes y conocimientos desde el derecho de todxs a acceder a la educación.Considerando que muchas prácticas están relacionadas con modelos anteriores, es imprescindible ir desmitificando y adecuando los espacios desde el nuevo modelo social, para lo cual se puso a consideración algunas situaciones prácticas para analizar dentro del aula.
Por eso es importante trabajar con estrategias y apoyos para que las personas puedan acceder no solamente a la educación dentro de la escuela, sino en los diferentes ámbitos de la sociedad para que puedan participar, apoyos que pueden ser de distintas personas, y la estrategia que resulta es una interrelación entre las características propias del individuo,
Como comentaba Belén Agüero, los apoyos es una herramienta vital porque podemos tomar esta estrategia para compensar dentro de un aula las diferencias y capitalizarlas para que todo el alumnado pueda enriquecerse entre sí en un aula con muchas opciones y diferencias de pensamiento de aprendizajes.
Asistentes algunas con ojos vendados y otras acompañándolas 
en un camino con diferentes obstáculos  de  accesibilidad
A partir de la modificación de las barreras y con los apoyos adecuados, el docente a cargo puede generar espacios participativos y educativos en donde los sujetos sean más activos en su aprendizaje, respetando sus estilos de aprendizaje y sus diferencias en sus procesos de conocimientos y aprendizajes. 
Las configuraciones de apoyo permiten que se realice un plan de trabajo para el estudiante en particular en la escuela, con variaciones en el tiempo por las distintas situaciones a lo largo de la escolaridad del mismo.
Las necesidades y posibilidades específicas de cada niño deben ser prioritarias a la hora de generar estrategias, herramientas y métodos para generar procesos de inclusión escolar integrales, esto solo es posible con la construcción de configuraciones de apoyo singulares, en donde la especificidad sea la posibilidad de trabajar sobre modos de acceso al contenido pedagógico y en algunos otros la adecuación curricular, pero no el recorte y el vaciamiento de contenido.


APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales