miércoles, agosto 02, 2017

Tercer encuentro del Curso Derechos Humanos  y discapacidad: Hacia la construcción de sociedades inclusivas”. Perspectivas en educación desde el Modelo Social y la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.
Nos encontramos para seguir reflexionando sobre temáticas y ejes transversales cómo son el derecho a la participación y el protagonismo, las relaciones de poder y el empoderamiento, la sexualidad, entre otros.
Para trabajar estos conceptos es importante poder avanzar en la noción de persona que plantea la convención y el modelo social, en tanto sujeto de derechos, con una mirada integral que permita poner en debate y manifiesto estos conceptos y procesos vinculados a la persona.
La participación y protagonismo de las personas con discapacidad son aspectos centrales para el desarrollo de su autonomía, la ciudadanía y para los procesos de transformación social. Es a partir del empoderamiento real, las elecciones y las decisiones individuales como se va generando una conciencia que quiebre con representaciones discriminatorias y estereotipadas en cuanto a la participación de las personas.
Los asistentes al curso tomando nota de la clase. 
Para habilitar los espacios reales de gestión participativa es importante identificar los distintos niveles en donde se promueve la participación como un concepto que adquiere sentido y realidad cuando se construye desde el ejercicio concreto de la persona con los otros, otros que puedan colaborar en este proceso, brindando apoyos para la participación como un ejercicio que se aprende participando.
En este marco, Graciela Bordagaray explica que la sexualidad y la libertad de tomar las propias decisiones en relación a la vida afectiva y los derechos sexuales y reproductivos, deben ejercerse respetando la perspectiva de género y la intimidad de cada persona.
Los procesos vinculados a la sexualidad de las personas con discapacidad muchas veces se encuentran mediatizados por representaciones sociales, miradas familiares y mitos que atraviesan no sólo el ejercicio de la sexualidad, sino en general la perspectiva de género y la intimidad de cada persona.
Con estas nociones a cuestas la perspectiva de género nos permite problematizar y deconstruir mandatos socialmente adjudicados. Nos plantea pensar cómo las sociedades y la representaciones sociales fueron diciendo que debe hacer un varón, que debe hacer una mujer, lo que es esperable atraviesa a toda la sexualidad de la persona.
La deconstrucción de los mandatos permite revisar mecanismos y lógicas invisibles instituidas en una sociedad: de costumbres, de modos de ser y sentir el mundo y de relacionarse con los demás.
La propuesta entonces fue revisar esas estructuras sociales determinadas con una mirada crítica y poniendo en cuestión roles preestablecidos y estereotipos de género que establecen desigualdades, promoviendo cambios tendientes a garantizar la igualdad de derechos y responsabilidades entre distintos sexos.
Miradas y reflexiones que seguiremos trabajando en el próximo encuentro del curso.


APADIM Córdoba. Comunicación Institucional. Contactos comunicacion@apadim.org.ar

0 comentarios :

Visitas totales