El desafío es reinventar

Preparándonos para el inicio del ciclo lectivo, el martes y miércoles de la semana pasada nos encontramos para interpelarnos en las prácticas pedagógicas, desde los procesos de planificación y evaluación y reflexionar sobre lo que se enseña, cómo se enseña y para qué se enseña.  
En el marco del Programa Nacional de formación permanente, capacitación “Nuestra Escuela”, debatimos en estas jornadas sobre temas vinculados a los procesos de planificación y de evaluación de la enseñanza, subrayando en cómo las prácticas de enseñanza promueven o no los aprendizajes.

Fotos: los equipos durante las jornadas.
Las escuelas deben enseñar a todos, a todas y a cada uno, a cada una.  Debemos desplegar estrategias diversas, creativas, singulares y participativas, desde el momento en que lanzamos a delinear un camino. Un recorrido sobre temas, materias, contenidos.  De la navegación singular, colectiva, acompañada y solidaria por esos contenidos, durante unos tiempos y unos espacios que entran y salen del aula, de las escuelas, de los procesos de inclusión, de las familias y las instituciones; surgen las experiencias vitales y pedagógicas que nos construyen, nos alimentan, nos interpelan, nos demandan, nos gratifican.  Entre las consecuencias buscadas y las no esperadas, que complejizan los esquemas binarios de éxito y fracaso, y profundizan entre relaciones, descubren nuevas oportunidades para convertirse en próximas propuestas, se escriben y construyen las instancias de evaluación, en la que nos narramos este caminar y quiénes, y cómo somos, ahora.
Así vamos, así estamos. Tratando de construir propuestas educativas, que enseñen a todos, a todas, a cada uno, a cada una.

Descripción imagen: en esta foto y las siguientes aparecen los equipos
participando de las instancias de discusión en las jornadas.






No hay comentarios.: