Juego, seguimiento y equipo: Bases necesarias para un desarrollo saludable

En cada encuentro vamos trabajando con experiencias y contenidos teóricos

El sábado 25 de agosto nos encontramos en el curso para trabajar la importancia del juego en el desarrollo infantil y como la intervención temprana mediatizada por el juego permite, a partir del interés y el deseo del niño, interactuar con el contexto. Y desde allí, pensar como es el trabajo en equipo y las modalidades de intervención de todos los actores involucrados en el proceso de estimulación temprana.
El abordaje mediatizado por el juego permite que el niño interactúe con las personas, con los objetos y todo lo que recibe del ambiente, y es a partir de la estimulación sensorial y la manipulación de los objetos, donde se coordinan los movimientos que van ayudar al aprendizaje.
En este sentido, Érica Córdoba, comentaba la riqueza que tiene el juego como espacio lúdico y de aprendizaje al permitir que el niño se interese en la actividad, facilitando su participación activa, que se apropie del entorno y construya los aprendizajes a partir de sus intereses de un modo placentero.
Las sesiones de juego son siempre dinámicas y están en constante crecimiento tendiendo en cuentas el interés del niño, su contexto social, elecciones, respetando su ritmo.
En el juego el niño interactúa con los objetos, expresa sentimientos y desarrollan sentidos que están estrechamente ligados a lo que el niño quiere hacer, puede hacer y su deseo.
Desde este encuadre es fundamental, como nos comentaba el Dr Diego Andreotti, la valoración clínica general del niño y seguimiento médico, que implica realizar una distinción entre la evaluación clínica en la cual se trabaja agrupando signos y síntomas y se hace un diagnostico etiológico, a la propuesta de una evaluación fisiátrica en dónde se evalúa la discapacidad y la pérdida de funciones.
Estas diferencias de evaluación y mirada son fundamentales para el abordaje en estimulación temprana para el examen y valoración clínica funcional general dentro del período de orientación y admisión.
El aporte de la fisiatría es proponer una evaluación integral que contemple aspectos sensoriales, neurológicos y psíquicos en el contexto del crecimiento del niño, visualizar sus potencialidades para el logro de independencias y poder trabajar desde los recursos familiares, terapéuticos, educaciones y comunitarios de acceso.
Distintas imágenes donde se muestran a las asistentes del curso






No hay comentarios.: