Trabajo

La promoción del derecho al trabajo es uno de los ejes centrales de trabajo en nuestra institución.  De hecho nuestras acciones en torno a la incorporación de jóvenes y adultos con discapacidad intelectual al mundo del trabajo ha sido reconocido socialmente y ha posicionado a nuestra organización como referente a nivel local y nacional en la temática.  
Mauricio Crego firmando su contrato laboral en la Secretaría Técnica de la Legislatura de la Provincia de Córdoba. 2016

Nuestra mirada respecto del ejercicio del derecho al trabajo se fundamenta en la igualdad de oportunidades, en la no discriminación, la libertad en la toma de decisiones, y en la importancia que adquiere el trabajo digno entre las personas jóvenes y adultas en el desarrollo de la autonomía, la vida social y el diseño de proyectos de vida.  

El acceso al trabajo está vinculado a una adecuada formación previa de las personas, así como a la generación de oportunidades reales: la preparación y desarrollo de competencias, habilidades y saberes es tan importante como la eliminación de barreras actitudinales, prejuicios de empleadores y compañeros de trabajo; y la accesibilidad y adaptación de los entornos a las características de las personas.  Así como el proceso inicia mucho antes que el inicio de un empleo o emprendimiento, la inclusión laboral no es el final de un camino, sino el inicio de una nueva etapa vital, que requiere acompañamiento, apoyos adecuados a cada persona y a cada experiencia. 

El trabajo como oportunidad para desarrollar amistades y compañerismo. Pablo Ríos, trabajador de Dixtron. 2016.

La discriminación en el derecho al trabajo en las personas con discapacidad

El acceso al trabajo es una de las luchas históricas más importantes del colectivo de personas con discapacidad en nuestro país.  La ausencia de políticas públicas efectivas de acceso al trabajo (y el histórico incumplimiento de la obligación del Estado de reservar un 4% de las vacantes en el sector público para personas con discapacidad), junto a las barreras y prejuicios sociales, han generado una realidad crítica para la población. Según los datos del Anuario 2016 publicado por el Registro Nacional de Personas con Discapacidad, el 86 % de las personas con discapacidad de nuestro país en edad laboral, que tramitaron su Certificado Único de Discapacidad (CUD), no trabajan. Entre los varones con discapacidad el porcentaje es del 84,06 %, mientras que asciende hasta el 89 por ciento entre las mujeres con discapacidad. Esta información estadística reitera índices similares de años anteriores de la misma fuente.

Otro dato relevante evidencia que, de las personas con discapacidad que trabajan, la mayoría lo hace en relación de dependencia, como empleado/a u obrero/a (65 %), o en cuenta propia (casi un 30 por ciento). Sólo un 1,33 por ciento declaró ocupar cargos de mayor jerarquía y tener personal a cargo. En esta dimensión de análisis también opera una inequidad de género respecto a las mujeres con discapacidad en comparación con los varones.  Puede inferirse entonces que el tipo de trabajo al que acceden las personas con discapacidad en nuestro país (las pocas que lo logran) suele ser de baja categoría (más info)

Nicolás Mitre recibió el reconocimiento del Hipermercado Libertad al cumplir 10 años de trabajo en la empresa.

La Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPCD) establece que los Estados reconocen el derecho de las personas con discapacidad a trabajar, en igualdad de condiciones con las demás; lo que implica tener oportunidades para "ganarse la vida mediante un trabajo libremente elegido o aceptado en un mercado y un entorno laborales que sean abiertos, inclusivos y accesibles a las personas con discapacidad"

Relacionadas

  • Conoce el Centro de Orientación Laboral
  • Lee más sobre la situación laboral de las personas con discapacidad (actualizado 2018)
  • Lee artículos relacionados con el derecho al trabajo