Abordajes, herramientas y procesos en Estimulación Temprana

En el curso tomamos nota de la exposición
El trabajo interdisciplinario desde un abordaje integral en distintas etapas permite obtener información precisa a partir de la escucha permanente y las singularidades familiares de cada caso, es por eso fundamental pensar dispositivos y espacios apropiados.
Es por ello que, en el tercer encuentro del curso, compartimos como diseñamos nuestra propuesta considerando distintas etapas, herramientas y procesos.
De acuerdo a esto, es a partir de la entrevista de valoración psicosocial que se realiza a las familias donde se obtiene información sobre la estructura y funcionamiento familiar; recursos personales, preocupaciones, dificultades y expectativas que tienen con respecto a su hijo, sobre ellos mismos y del proceso de estimulación. Esta etapa es muy importante porque nos permite conocer tanto el contexto familiar cercano, cómo todos aquellos datos que posibiliten conocer aspectos de la biografía familiar particular de cada niño.
Como comentaba Érica Córdoba, este primer encuentro de acercamiento al niño y su familia- permite conocer “como es el modo en el que vivieron o viven distintas situaciones respecto a distintos aspectos relativos a la salud, crecimiento y desarrollo del niño y el contexto familiar y social en el que está inmerso el niño”.
Luego de esta instancia se procede a realizar una observación y evaluación diagnóstica del niño desde un abordaje integral por parte del equipo interdisciplinario, donde se realizan distintas intervenciones que puedan dar una respuesta al niño y su familia, ya sea con su posterior ingreso o derivación a otros centros.
En esta etapa el equipo interdisciplinario comparte con las familias cuál es el perfil de ingreso al servicio, y ya con la evaluación realizada de acuerdo a la demanda del niño y su familia, realiza una devolución en la que cual establece si puede satisfacer y / o trabajar con las necesidades del desarrollo constitutivo del niño.
Cuando el niño ingresa al servicio se realiza un plan de trabajo y objetivos adecuado a cada niño y a su familia, con metas concretas se inicia el tratamiento en el que se trabaja el desarrollo del niño con el entorno, como se relaciona con sus padres, con el terapeuta, con los objetos, respuesta a estímulos visuales, desarrollo intelectual su relación espacio –temporal, entre otros aspectos.
Este abordaje integral de cada niño- familia, está bajo la supervisión de un terapeuta estable que trabaja de manera articulada con una fonoaudióloga, kinesióloga y un médico fisiatra, quienes realizan el seguimiento de la propuesta del niño y en reuniones del equipo pueden modificar el abordaje de acuerdo a las posibilidades del niño, sus respuestas a la propuesta y cómo fue respondiendo a determinadas situaciones. 
Con claros ejemplos de propuestas de intervención, casos prácticos a resolver y modos de interpelarnos como equipos interdisciplinarios, concluimos otra jornada enriquecida por los diálogos, saberes y experiencias de todos que participamos de la formación.
Entre todas vamos compartiendo nuestras propias experiencias en la temática
Reflexionamos y abrimos el debate de ideas y propuestas
Publicar un comentario