Vulnerabilidad y las personas con discapacidad ¿Por qué es necesario un estado presente en discapacidad?

Recientemente el Fondo de Naciones Unidas para la Población (UNFPA según sus siglas en inglés) publicó un informe que confirma una realidad de opresión social a la que están expuestas las personas con discapacidad y particularmente las niñas y mujeres con discapacidad.
Lo más importante es que la vulneración de derechos es un fenómeno social. Más que «ser vulnerables», las personas pueden «estar vulneradas», lo que implica que las razones de la vulneración no se deben buscar en las condiciones de las personas vulneradas, sino en el trato discriminatorio y en las condiciones sociales injustas en las que viven.
Si se necesita un estado presente, garantizando derechos, no es por lástima, ni caridad, ni por una cándida benevolencia. Es porque vivimos en sociedades que vulneran derechos en determinados sectores sociales, particularmente en el de las personas con discapacidad.  Este artículo publicado en el diario Página 12 se refiere al informe del UNFPA.

Fuente: Página 12 - 05 de noviembre de 2018 (el texto original fue editado para armonizar con nuestras políticas de comunicación en discapacidad)

SOCIEDAD 

Un informe de la ONU sostiene que las jóvenes con discapacidad corren mayores riesgos de abuso

Las personas con discapacidad viven con mayor vulnerabilidad

El informe del Fondo de Naciones Unidas para la Población sostiene que las y los jóvenes con discapacidad menores de 18 tienen cuatro veces más probabilidades de sufrir abusos. Menos posibilidad de conseguir trabajos.
Por Sonia Santoro
Ser joven y tener alguna discapacidad cuadruplica las probabilidades de ser víctima de abusos, disminuye las posibilidades de terminar la educación primaria y aumenta la chance de que se le niegue el acceso a la educación. Además, las y los niños con discapacidad se encuentran entre los grupos más marginados y excluidos. Teniendo en cuenta que en el mundo hay entre 180 y 200 millones de personas con discapacidad de entre 10 y 24 años, el panorama es sombrío. Estos son algunos de los datos de un estudio global, coordinado por el Fondo de Naciones Unidas para la Población (Unfpa) “Jóvenes con discapacidad: Estudio global sobre cómo poner fin a la violencia de género y lograr la salud y derechos sexuales y reproductivos”.
Luis Mora, director de Género, Derechos Humanos y Cultura del Fondo de Población de Naciones Unidas (Unfpa) dijo en la presentación del informe que se trata de “un llamado a entender que la manera en que tratemos a las personas con discapacidad en nuestras familias, comunidades y países representa el más alto estándar de humanidad y desarrollo sostenible”. “El movimiento de la discapacidad nos viene a interpelar para construir una nueva agenda de derechos humanos”, resaltó el funcionario de la ONU.
«Todos tenemos los mismos derechos»

Los datos relevantes del informe son:

  • Las y los jóvenes con discapacidad menores de 18 años tienen casi cuatro veces más probabilidades que sus pares sin discapacidad de ser víctimas de abusos, y son los jóvenes con discapacidad intelectual, especialmente las niñas, quienes corren el mayor riesgo.
  • Las niñas y mujeres jóvenes con discapacidad tienen más probabilidades de sufrir violencia que cualquiera de sus pares hombres con discapacidad o que las niñas y mujeres jóvenes sin discapacidad. Uno de los pocos estudios sobre la temática muestra que un 62 por ciento de las mujeres con discapacidad menores de 50 años habían experimentado violencia desde la edad de 15 años, y que las mujeres con discapacidad habían sufrido violencia sexual tres veces más que aquellas sin discapacidad.
«Tomar decisiones»
  • A las mujeres jóvenes y las niñas con discapacidad, casi sin excepción, se les niega el derecho a tomar decisiones por sí mismas sobre su salud reproductiva y sexual, incrementando así el riesgo de violencia sexual, embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual.
  • Las y los jóvenes con discapacidad tienen menos probabilidades de terminar la educación primaria y es más probable que se les niegue el acceso a la educación, dando lugar a un mayor riesgo de exclusión social y pobreza cuando llegan a la edad adulta. Las mujeres con discapacidad tienen una tasa de empleo del 19,6 por ciento, en comparación con el 52,8 por ciento de los hombres con discapacidad y el 29,9 por ciento de las mujeres sin discapacidad.
  • Las y los niños con discapacidad se encuentran entre los grupos de niños más marginados y excluidos. Según un informe realizado en Canadá, el 53 por ciento de los niños con discapacidad informó no tener ningún amigo cercano o tener solo un amigo cercano.

«Educar en Igualdad para la erradicación de la violencia de género»
En diálogo con PáginaI12, Mora aseguró que “se estima que más de mil millones de mujeres, hombres y niños están viviendo en todo el mundo con alguna forma de discapacidad, lo que representa aproximadamente un 15 por ciento de la población mundial. Se estima que aproximadamente 180 a 200 millones de personas con discapacidad a nivel global son de edades comprendidas entre los 10 y 24 años”. Además, dijo que el proceso de envejecimiento de la población mundial es un factor que implica que “el número de personas con discapacidad es muy probable que aumente en los próximos años dado que el aumento de la esperanza de vida trae aparejado un incremento de las discapacidades de diverso tipo”.

–Es muy alto el número de personas con discapacidad en el mundo ¿por qué todavía no está en la agenda de prioridades políticas? –preguntó PáginaI12

–La discapacidad sigue siendo vista como una ‘anormalidad’, cuando en realidad debería ser vista como parte de la diversidad de la experiencia humana. Existen personas que nacen con una discapacidad pero todos los seres humanos estamos expuestos a la posibilidad de una discapacidad transitoria o definitiva a lo largo de nuestras vidas. Sin embargo, estas percepciones y las barreras físicas, sociales y legales siguen limitando el acceso de las personas con discapacidad a la educación, la asistencia en salud, incluyendo la salud sexual reproductiva (SSR), el empleo, las actividades de ocio y la vida familiar a nivel mundial.
"No al maltrato" (5ta marcha por el derecho a la salud mental)

–¿Qué falta para que los y las jóvenes con discapacidad estén realmente incluidos?

–Hay tres recomendaciones clave. Asegurar la inclusión y participación de los y las jóvenes con discapacidad es fundamental. Los jóvenes con discapacidad y sus organizaciones representativas deberían participar plenamente en el diseño e implementación de los programas que afectan a sus vidas, desde el desarrollo de una legislación nacional al control y la evaluación de los programas y servicios que requieren y necesitan, como cualquier otro joven. También garantizar la igualdad legal y sustantiva para que puedan ejercer plenamente sus derechos humanos. Los estados no solo deberían eliminar leyes y regulaciones discriminatorias sino también garantizar la igualdad a nivel legal, además de prestar atención a los distintos requisitos de los jóvenes con discapacidad incluidos en leyes, políticas y programas. Además, se deberían realizar todos los esfuerzos necesarios para garantizar que los estigmas y la discriminación contra los y las jóvenes con discapacidad sean tratados mediante la concienciación, formación y otras iniciativas que incluyan a todos los actores de la sociedad.
Publicar un comentario